sábado, 18 de junio de 2011

Bambi, un autito de plástico

La Fábrica de Automotores Utilitarios SAIC y F de la ciudad de Buenos Aires fabricaba el Bambi, bajo licencia de Fuldamobil de Alemania. Era la versión local del modelo alemán Fuldamobil S-7 de 1959.

Extracto de un aviso publicitario de la revista 
Parabrisas número 19 de junio de 1962.

Las carrocerías y los chasis se construían en el país y los motores Sachs LDR 200 se los importaban desde Alemania a través de la empresa Televel, que era propietaria de la Fábrica de Automotores Utilitarios.

El motor monocílindrico Sachs tenía una cilindrada de 191 centímetros cúbicos y otorgaba una potencia de 10,2 HP a 5.250 revoluciones por minuto, con una compresión de 6,3:1. Este motor era el mismo que equipaba al Dinarg D-200 y al Messermicht. Tenía una caja de velocidades tipo motociclística de cuatro velocidades.

Parabrisas número 20 de julio de 1962.
Para colocar la marcha atrás era necesario detener el motor del Bambi y girar la llave inversora, que cambiaba el sentido de giro del motor. Además la palanca de cambios siempre se quedaba en el mismo lugar. También tenía un punto muerto intercalado entre cada uno de los cambios de marcha, similar a lo que ocurría con el Dinarg D-200.

Diagrama del embrague y a la izquierda esquema eléctrico 
del Dynastart del Bambi.Parabrisas número 20 de julio de 1962.
El motor tenía refrigeración por aire forzada por una turbina centrífuga. Traía Dynastart de 12 voltios es decir arranque y dínamo en un solo conjunto. El cebador y el paso de nafta estaban en el respaldo del asiento trasero del Bambi, con lo cual había que estirar el brazo izquierdo para accionar el cebador durante el arranque en frío.

Los frenos sólo accionaban sobre las ruedas delanteras, en cambio las ruedas traseras soportaban el freno de estacionamiento de funcionamiento mecánico. Además el tren trasero tenía las dos ruedas juntas con lo cual, el Bambi, presentaba a simple vista la silueta de un triciclo.

En la foto se ve el cebador en el respaldo trasero y las 
dos ruedas traseras.Parabrisas número 20 de julio de 1962.

Esto ahorraba tener un diferencial trasero, con lo cual se lograba un menor peso total del vehículo. También contribuía a esto la carrocería, muy llamativa, de resina poliéster reforzada con fieltro y lana de vidrio (PRFV). El bastidor era de tubos de sección cuadrada


Diagrama del bastidor del Bambi y a la izquierda el pistón plano con 
el sistema debarrido Schnüerle.Parabrisas número 20 de julio de 1962.
Las puertas de amplia apertura abrían hacia atrás, puertas suicidas, como suelen llamarlas. El interior de ambas puertas tenían lugar para sendos bolsillos grandes donde guardar objetos. Esto era posible al ser corredizas las ventanillas, que tenían un cierre a resorte. El parabrisas, las ventanillas de las puertas y las ventanillas traseras eran de vidrios de seguridad, en cambio la luneta trasera era de plexiglas.


Vista del tablero del Bambi y la apertura de las puertas.
Parabrisas número 20 de julio de 1962.
La suspensión delantera del Bambi era independiente y la trasera de brazo oscilante con resorte helicoidal con amortiguador central. El tanque de combustible tenía 17 litros y 2 litros constituían la reserva del auto. La fábrica aseguraba que se podían recorrer entre 20 y 22 kilómetros por litro de nafta.

Parabrisas número 20 de julio de 1962.
El road test de la revista Parabrisas número 18 de mayo de 1962 se obtuvieron 17,5 kilómetros por litro en ruta a 70 kilómetros por hora, mientras que en ciudad el valor obtenido fue de 16,5 kilómetros por litro de nafta. La velocidad máxima era de 80 kilómetros por hora según el road test de la revista Parabrisas.

Parabrisas número 32 de julio de 1963.
El interior era bastante espartano y solo contaba con velocímetro el resto del instrumental eran luces testigo o de idiota. Además tenía un solo limpiaparabrisas con 44 barridos por minuto. Tampoco traía parasol de fábrica, ni luces de giro, ni guiñadas. La rueda de auxilio estaba ubicada en la trompa delante de los pies del acompañante.

Extracto de un aviso publicitario de la revista 
Parabrisas número 19 de junio de 1962.
El Bambi también tuvo una versión pick-up llamada Sporty con una capacidad de carga de 300 kilogramos. Se fabricó un modelo abierto y otro con cabina cerrada sin puertas. Esta última versión tenía el opcional de techo de lona.

Aviso de la revista Parabrisas número 24 de noviembre de 1962.
Para cerrar esta nota les cuento que la revista Parabrisas a fines del año 1962 premiaba a sus suscriptores con un Bambi microcupé o un Sporty pick-up a elección del ganador. El que gano el Bambi fue Rodolfo Zavala a quien se lo entregaron el lunes 18 de marzo de 1963, como consta en el número 31 de la revista Parabrisas de junio de 1963.

Parabrisas número 31 de junio de 1963.
Un auto raro con su forma ovoide que parecía una moto con carrocería, más que a un auto propiamente dicho. No a todos les gustaba el Bambi, pero ahí está en la historia de los microautos de Argentina. Además fue otro de los autitos que motorizaron a diferentes naciones, empezando por su Alemania natal.

Mauricio Uldane