sábado, 17 de junio de 2017

Cerradura para el capot del Rambler

Durante muchos años los automóviles no tuvieron traba del capot accionada desde el tablero. En general con algún mecanismo a cable con una palanca, o tirador, debajo del tablero. De esta forma se impedía la apertura del capot desde afuera cuando se dejaba estacionado el automóvil en la calle.



En este caso vemos una cerradura con llave para el capot de la primera versión de Rambler que IKA (Industrias Kaiser Argentina SA) produjo en el país. La empresa que fabricaba este cierre era MYS de la calle Moreno 254 de la ciudad de Buenos Aires.

Tal vez algún seguidor de Archivo de autos tuvo la oportunidad de conocer este cierre, o menor todavía, lo compró para su Rambler. Este auto compacto no era precisamente un modelo barato de los que se comercializaban en el mercado argentino. Sin embargo no tenía traba en el capot.

Pero este era un mal generalizado en los primeros años de la década del sesenta en varias marcas que se fabricaban en Argentina. Por eso es que aparecían este tipo de accesorios para subsanar este problema de falta de traba interna del capot.

Tanto el dibujo como la fotografía del cierre, con cerradura, salieron publicados en las primeras publicaciones de la sección “Novedades desde el parabrisas” de la revista Parabrisas número 24 del mes de noviembre de 1962. Esta sección cambiaría con los años a avisos agrupados. Las fotografías eran de Emilio Melluso y Franca se encargaba de armar esta sección, que seguramente eran publicidades encubiertas.

Con esta nota de la sección “Accesorios y algo más” es con la que arrancamos este fin de semana con una nueva temática: “accesorios útiles”. Porque también los hubo que no servían para nada o prometían más de lo que cumplían. Mañana otro accesorio que fue de gran ayuda para el automovilista argentino en los años sesenta. Donde no solo se expandió la industria automotriz, sino también la de pymes que fabricaron toneladas de accesorios de todo tipo.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.