sábado, 2 de julio de 2016

Jeep amarillo

Los Jeep siempre despertaron mi atención de niño. Tal vez porque asociaba la palabra aventura a un automóvil, o vehículo todo terreno, que podía llegar a lugares donde otros no podían, o no soñaban. Lo primero que recuerdo es el Jeep de la serie televisiva “Daktari”. Debo confesar una deformación profesional, aunque fuera un niño, por los automóviles que aparecían en películas o series.



Tal vez todo este cúmulo de sensaciones fueran las depositarias de este pequeño Jeep amarillo de Matchbox que llevaba el número 72. O simplemente era mi imaginación, y lo sigue siendo. Porque no dejarla que juegue un rato con mi mente.


También estaba la influencia de IKA (Industrias Kaiser Argentina SA). Este Jeep amarillo era casi igual a alguno que podía ver con solo asomarme a la ventana de mi casa. Claro que si corría la rueda de auxilio al lado derecho. Solo eso estaba a un pasito de parecer salido de la planta de Santa Isabel en la provincia de Córdoba.


Para un chico de 7 u 8 años es una tarea fácil. ¿Por qué perdemos con el paso de los años esa capacidad para imaginar? La vida nos sería tan sencilla con un poco más de imaginación, y no solo para jugar. Sino para ver la vida con otro cristal, de un color un poco diferente.


Volviendo al Jeep amarillo recuerdo que era uno de mis preferidos a la hora de inventar juegos o situaciones. Además ese gancho en la cola era lo más tentador a la hora de remolcar alguno de los otros Matchbox que me acompañaron en mi niñez.


Ya veremos algunos de esos remolques en próximas ediciones de esta sección “Garaje Miniatura”. Pero vayamos por partes como decía aquel inglés llamado Jack… Será interesante ver algunos “autitos de colección” con sus remolques, o trailers.


Se nota que el Jeep amarillo me dio satisfacciones en muchas horas de juegos. Presenta algunas cachaduras en su pintura, pero nada grave. Eso demuestra que no estuvo guardado en una vitrina o dentro de su cajita de cartón hasta hoy. Cajita que está en un estado impecable.


Ese era un punto fundamental desde que tuve que cuidar los Matchbox que mis padres me compraban: guardar y cuidar las cajas. Tanto como a los autitos mismos. Eso era para poder guardarlos después de jugar. Eso los ha preservado del paso del tiempo.


A veces pienso que las cajitas de los Matchbox tienen igual o más valor que los propios autitos. En especial para los coleccionistas de juguetes. Porque de eso se trataban los Matchbox: de autitos para jugar, y de paso coleccionar. Hice, por fortuna, las dos cosas.


No me arrepiento de no haberme deshecho de esos “autitos de colección” de mi infancia. Esta sección, “Garaje Miniatura”, no existiría. Tampoco el cúmulo de emociones y sentimientos que despiertan estas notas una vez publicadas.


Sé que pueden no estar a la altura de los automodelistas, que suelen tener un espíritu muy puntilloso, pero esto no se trata de eso. Son autitos de juguetes de la infancia como mucho valor emotivo y sentimental. Además que son como repasar la infancia. No con una miraba nostálgica. Sino para entender que había “cosas” que ya estaban ahí para marcarnos una senda, o camino.

Tampoco soy un coleccionista de autos en miniatura. No tengo esa motivación. Ni el dinero para emprender una colección de autos a escala, ni el lugar. Pero no dejan de admirarme algunas piezas que suelo ver en los blogs de seguidores de Archivo de autos. Son piezas magistrales y más de una vez me asalta la idea de arrancar con una colección.


Mi Jeep amarillo podría ser parte de una colección que se dedicara a estas miniaturas que hizo Matchbox, allá atrás en el tiempo. Incluso sé de personas que los coleccionan. No porque se los compraron de niños, sino que de adultos se volcaron al coleccionismo. Otros porque quisieron recuperar los “autitos de colección” que tuvieron en la infancia.

Lo tangible es que tengo varios Matchbox de la escala 1:64 y cada sábado los iremos viendo, como ocurrió el sábado pasado con el Lamborghini Marzal. Será como volver a tener 7 u 8 años y pensar qué juego voy a inventar con esos “autitos de colección” que tengo guardados en una vieja caja de cartón…
Mauricio Uldane, editor de Archivo de autos

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:


Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.