lunes, 27 de abril de 2015

El Lotus argentino

Edgardo Boschi fue uno de los mentores que el Lotus Seven, de origen inglés, se llegara a fabricar en Argentina bajo licencia de Lotus Cars Ltd. de Gran Bretaña. Fue la única licencia que la empresa británica otorgó fuera de su país para el armado de los Lotus Seven. Lógicamente se adaptó a las condiciones argentinas la mecánica de este auto fuera de serie.

La trompa del Lotus Seven que fabricara la empresa Lotus Argentina. 
Este modelo es de la primera etapa del año 1969. La fotografía es de la 
revista Panorama del 8 de julio de 1969.


El motor elegido fue el del Fiat 1500, aunque hay datos que indican que se usó el motor Fiat 1600. No podido establecer cuál de los dos motores se montaron, o si se usaron los dos motores, dadas las fechas de armados de los Lotus Seven en Argentina.

Hubo dos etapas de la fabricación del Lotus Seven en Argentina. La primera fue del año 1970 al año 1975 por una sociedad formada por Edgardo Boschi con dos socios más, Jorge Mutio y Richard Vignols. La segunda etapa fue del año 1983 a 1990 de la mano de la empresa BGS. La empresa primitiva se llamó Lotus Argentina SA.

Cuando los directivos de la Lotus Cars Ltd. visitaron la empresa local, que arrancó en el garaje de Boschi, quedaron muy bien impresionados con la terminación y prestaciones de los Lotus argentinos. Incluso se mejoró la tenida con respecto al modelo original inglés. Lo que si es que se le colocaron amortiguadores más blandos dado los caminos argentinos.

Los dos Lotus. El de la izquierda es el Lotus Seven inglés y el de la derecha 
la versión argentina. Noten que las tomas de aire están en lados opuestos. 
La fotografía es de la revista Panorama del 8 de julio de 1969.

La idea era hacer un auto fuera de serie 100% argentino. Por eso es que se buscó una mecánica local. Ya comenté el tema del primer motor usado, porque hubo un segundo motor que fue el del Fiat 125 a partir del año 1973 hasta el final de producción en el año 1975.

Se usó tanto el motor Fiat como la caja de velocidades, incluso en los primeros modelos se montaron las ruedas de serie del Fiat 1500. Más tarde se usaron llantas de magnesio como se puede ver en las fotos del modelo del año 1974.

Les recuerdo que el Lotus nació como un auto que se vendía en un kit para armar por los compradores en un principio en Gran Bretaña. Eso fue en la década del cincuenta luego en la etapa de postguerra. Luego se comenzó a vender el auto armado y siempre existió la posibilidad del kit para armar. En Argentina se lo vendió armado, aunque hubo etapas donde se ofrecía la carrocería sola, pero no me animo a decir que fueran las mismas empresas artesanales que lo fabricaron.

El tablero del Lotus Seven de Lotus Argentina. 
La fotografía es de la revista Panorama del 8 de julio de 1969.

Richard Vignols fue a la empresa Lotus Cars Ltd. para conocer a fondo el armado del modelo a producir en Argentina. Vignols armó de punta a punta un Seven y una vez aprobado regresó al país. Se trajo un modelo inglés del que copiaron todo. Carrocería y suspensiones fueron copiadas a la exactitud para poder fabricar, en forma artesanal, el Lotus Seven argentino.

Vignols se jactaba en el año 1969 que ningún tornillo era importado, todo el Lotus Seven local era 100% argentino. El chasis era multitubular de secciones redondas y cuadradas. La carrocería de aleación de aluminio con los guardabarros y trompa de PRFV (Plástico Reforzado con Fibra de Vidrio).
La geometría de las suspensiones era similar a las del modelo inglés, pero adaptadas a los caminos de Argentina con amortiguadores más blandos. La suspensión delantera era independiente con trapecio inferior tubular y superior integrado por un brazo y barra estabilizadora más resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos.

La suspensión trasera era mediante eje rígido con reactores laterales y soporte en forma de letra “A” más amortiguadores hidráulicos y resortes helicoidales. La dirección era del tipo de piñón y cremallera. Los frenos eran a disco en las ruedas delanteras y a tambor en las traseras.

Lotus Seven del año 1974 con motor Fiat 125 y llantas de magnesio.
La fotografía es del diario Clarín del 20 de abril de 1974.

La toma de aire del capot en el modelo argentino estaba ubicada del lado izquierdo por el motor usado. En el modelo original inglés la toma de aire estaba del lado opuesto. Esto se puede apreciar claramente en una de las fotografías que ilustran esta nota donde se encuentran las dos versiones, inglesa y argentina, estacionadas una al lado de la otra.

El tablero era más completo que en la versión original y contaba con velocímetro, cuentavueltas, medidores de presión de aceite, temperatura, nivel de combustible y amperímetro. Por supuesto que el Lotus Seven tenía solo dos plazas como se aprecia de un auto deportivo nato.

La capota era de PVC de color negro y la rueda de auxilio iba montada en la cola del auto en forma vertical. En los últimos modelos llevaron llantas de magnesio en cambio de las de serie de Fiat. La medida era 13 pulgadas x 5 ½  y los neumáticos eran radiales.

Vista de ¾ de perfil izquierdo del Lotus Seven del año 1974.
La fotografía es del diario Clarín del 20 de abril de 1974.

Las medidas del Lotus Seven argentino eran las siguientes: largo, 3.340 milímetros; ancho, 1.550 milímetros; alto sin la capota, 1.000 milímetros; distancia entre ejes, 2.230 milímetros y trochas delantera y trasera, 1.200 milímetros. La velocidad máxima era, según el motor, de 165 a 178 kilómetros por hora con un tanque de combustible de 30 litros. El peso estaba en el orden de los 520 kilogramos.

El anuncio a mediados del año 1969 era que las primeras unidades del Lotus Seven argentino estarían disponibles a partir del mes de octubre del mencionado año. Pero parece que recién en el año 1970 se concretaron las ventas. Según algunos datos solo se fabricaron entre 39 y 51 Lotus Seven en Argentina.

Cada tanto es posible toparse con una de estas unidades fabricadas en forma artesanal en Argentina bajo licencia de una marca británica. Arrancó casi como su modelo original, de una forma casera. No logró imponerse dentro del mercado local, que ha sido esquivo a este tipo de automóviles. En un principio la sociedad argentina pensaba fabricar 100 unidades anuales. En cambio los constructores ingleses se conformaban con solo la mitad, 50 autos Lotus Seven.

No se pagaron “royalties” ya que Colin Chapman, mentor de la marca Lotus, creía que era muy buena publicidad para su empresa que se fabricaran los Seven en un país de América Latina. Mike Warner, uno de los directores de la Lotus Cars Ltd. quedó tan encantado del producto argentino que era suficiente publicidad para la marca. Lo que tal vez lo terminó de convencer, no solo fue la calidad del producto argentino, sino el asado argentino… Que parece que degustó en varias ocasiones.

Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas de la revista Panorama del 8 de julio de 1969 y del diario Clarín del 20 de abril de 1974. Ambas publicaciones pertenecen al archivo de datos e imágenes que nutre las notas diarias de Archivo de autos, el sitio de los viejos autos que supimos conseguir.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.