domingo, 16 de noviembre de 2014

Weber y sus carburadores

Siempre pensé porqué la mayoría de los autos italianos tenían sus carburadores con un apellido alemán. La explicación es simple: Eduardo Weber era italiano de padre suizo alemán. Por eso el origen de su apellido. Hoy conoceremos cómo fueron los comienzos de la empresa que fundara en Italia.

De izquierda a derecha: Eduardo Weber, Ramponi mecánico de la 
Scuderia Ferrari, el conde Felipe Trossi y Enzo Ferrari y la trompa de 
un Alfetta durante una prueba.

Tal vez muchos seguidores no conocen como fueron los inicios de la empresa Weber que se haría famosa por sus carburadores. Todo residía en el ingenio de Eduardo Weber que recibió una educación estrictamente técnica.

Su padre había nacido en Suiza en la parte alemana de esa nación. Luego emigraría a Italia donde en la ciudad de Turín, en el año 1889, nacería su hijo Eduardo. Weber padre tenía un establecimiento textil en Turín y desde muy joven Eduardo Weber trabajó en la industria automotriz.

En el año 1914, trabajando para la empresa Fiat, logró ser director del servicio en la ciudad de Bolonia. En el tiempo libre se dedicaba a experimentar en mecánica. Así es como en el año 1920 se independiza y crea su propia empresa.

En un principio se abocó a crear un dispositivo que les permitiera usar petróleo en los motores de camiones, en cambio de nafta, que era cara en aquellos años en Italia. ¿Suena conocido, no?

Del ingenio de Weber salió un complicado y voluminoso aparato que consistía en tres carburadores. El primero calentaba el petróleo con los gases de descarga, el segundo carburador era para el funcionamiento normal y el tercero para agregar agua a la mezcla que funcionaba como antidetonante.

El primer carburador marca Weber que fuera montado en el Fiat 501 
con compresor y tapa de cilindros especial con compresor diseñado 
por Weber. Luego este carburador tuvo una versión de bajo consumo 
destinada al modelo taxi del modelo 501. 

Weber logró vender la cantidad necesaria de su aparato para dedicarse a mejores negocios. Y así es que se dedicó a mejorar los motores de la Fiat, los cuales conocía a la perfección por su antiguo empleo. Por ejemplo desarrolló una tapa de cilindros para el Fiat 501 con válvulas a la cabeza y la montó en algunas unidades logrando una velocidad máxima de 145 kilómetros por hora. Cuando el auto de serie sólo alcanzaba los 80 kilómetros por hora.

Esto lo logró con un compresor del tipo Roots fabricado por él como el carburador que usaba nafta y era el primero en usar este combustible. Lo notable de este carburador era una especie de doble cuerpo. Corría el año 1924, en sus finales, y la idea del carburador de doble cuerpo no era nueva, ya en Estados Unidos algunos motores en V montaban este tipo de carburador.

Como el motor Miller de 8 cilindros alimentado por cuatro carburadores de doble cuerpo que usara el piloto Jimmy Murphy en el circuito de Monza en Italia. Lo que se destacaba de Weber era que su primer carburador era de una clase diferente.

A mediados de la década del veinte la nafta era de muy bajo octanaje, por lo cual los motores eran de muy bajas relaciones de compresión. Para un auto de carreras había que sobrealimentarlo y el carburador se ubicaba entre el compresor y el block.

El carburador Weber 55 ASS del año 1929 para el motor Maserati 2500 
de ocho cilindros destinado a las carreras de autos. 

Pero el compresor Weber enviaba el aire bajo presión a un tubo, que según la posición de una válvula accionada por el acelerador, alcanzaba el límite mayor del carburador y se perdía en la atmósfera. De esta forma el compresor solo entraba en funciones cuando la mariposa del carburador tenía su plena apertura. El sistema era muy simple y funcionó muy bien en numerosos autos de carrera.

Weber obtuvo éxito comercial con su desarrollo y logró adaptarlo a un menor consumo. Sacando el circuito del compresor destinó el estrangulamiento menor, del carburador, a un funcionamiento normal. Así se reservaba el mayor consumo cuando la mariposa se abría totalmente. Este dispositivo sería usado por los fabricantes de Estados Unidos treinta años más adelante.

Los Fiat 501 destinados a taxis, que estaban en servicio en toda Italia, fueron beneficiados con este nuevo carburador. Los propietarios de los taxis compraron por millares los carburadores Weber. Por aquel tiempo no existían en Italia los surtidores de nafta y se vendía en latas selladas de 17 litros cada una.
Con este combustible un Fiat 501 de fábrica lograba recorrer unos 100 kilómetros en cambio con el carburador desarrollado por Weber podía hacer una media de 180 kilómetros. Está a la vista la notable reducción de consumo para los taxistas italianos en la década del veinte.

Pero la consagración de Eduardo Weber vendrá de la mano de los autos de competición que fabricaban los hermanos Maserati. Así fue como desarrolló el carburador tipo 55 ASS. Lo que preocupaba a Weber era no solo obtener el máximo rendimiento sino el mejor consumo. Es fácil lograr que un carburador que consuma mucho combustible para obtener altas velocidades, pero a bajos regímenes las cosas se complican un poco.

El primer carburador Weber de doble cuerpo denominado 50 DCO 
del año 1931 que alimentaba a un compresor tipo Roots de un motor 
Maserati de 8 cilindros. 

Cuando los hermanos Maserati se iniciaron en la construcción de autos de carrera en Bolonia, Italia, recurrieron a los carburadores de Weber, que ya tenía cierta fama. Así el motor Maserati de 2.500 centímetros cúbicos de 8 cilindros de 1929 montó el tipo 55 ASS. Desde ese momento los Maserati tuvieron, casi, como único proveedor a Weber para sus carburadores.

En 1930 Weber preparó el carburador 50 DOS para el nuevo motor de Maserati de tan solo 1.100 centímetros cúbicos, pero de 8 cilindros en línea. Al año siguiente, 1931, Eduardo Weber crea su primer carburador de doble cuerpo: el 50 DCO, que tenía dos estrangulamientos iguales y dos válvulas a mariposa de dibujo especial y accionamiento simultáneo. Estaba diseñado de esa forma para poder alimentar al compresor tipo Roots que montaron sobre el Maserati 1100.

Durante el año 1930 la Maserati logró sus mejores victorias en las competencias y la fama, junto con la experiencia, de Weber se acrecentaron, tanto que la Scuderia Ferrari, que era la división de carreras de la Alfa Romeo comenzó a usar los carburadores Weber. Tanto que los reemplazó por los Memini que venía usando hasta ese momento.

A partir del año 1936 solo montaron carburadores Weber en todos los autos de carrera de la marca Alfa Romeo. Al año siguiente, 1937, cuando aparece el Alfetta tipo 158, Eduardo Weber, diseña un carburador especial de tres cuerpos en línea de 50 milímetros para regular la mezcla de combustible en toda el área de entrada del compresor.

El carburador Weber de tres bocas diseñado para la Alfetta 158 del 
año 1937. Con este diseño se obtenía una mezcla más uniforme 
para alimentar el compresor. 

Luego se montaron compresores más grande en el Alfetta 158/159 y ahí Weber desarrolló otro modelo de carburador de tres bocas más grande que se denominó 50 DR 3C y que siguió sumando victorias a la casa Alfa Romeo.

Para entonces los carburadores Weber eran sinónimo de eficiencia y alto rendimiento de la potencia del motor del auto de carreras. Los éxitos se siguieron acumulando y el prestigio de la marca siguió creciendo. Tanto que Eduardo Weber fue condecorado “Cavaliere del Lavoro” (Caballero del Trabajo) antes que estallara la Segunda Guerra Mundial.

Lamentablemente falleció al terminar el conflicto bélico, en el año 1945, y no pudo llegar a ver el esplendor de la empresa de carburadores que fundara en 1920. Aunque seguía siendo una modesta empresa de carburadores. Las cosas comenzaron a cambiar cuando la empresa Fiat compró el 50% de las acciones de la Weber.

Para el año 1954 la Fiat compra el resto de las acciones y dinamiza la empresa Weber con mayor capital financiero, más técnicos especializados y nuevos dirigentes. Además agrandó las instalaciones y modernizó la fábrica que era artesanal en su producción. Pero no descuidó la calidad que siempre fue su sello de eficiencia.

El carburador Weber 50 DR 3 C una evolución del primer tres cuerpos 
para alimentar un compresor de mayor tamaño que montaba el Alfetta 
158/159 y logró varios éxitos a la marca Alfa Romeo. 

Con el tiempo los carburadores Weber se montaron en todos los modelos de la Fiat y muchas otras marcas europeas. Recordemos el Torino 380 W de IKA (Industrias Kaiser Argentina SA) que venía con tres carburadores Weber de doble cuerpo, de ahí la letra “W”.

Conocimos cómo nació la marca Weber de carburadores y cómo fueron sus primeros pasos dentro de la industria automotriz italiana y la posterior repercusión en el resto del mundo. De cómo Eduardo Weber se preocupó desde sus comienzos en no sólo brindar la máxima potencia de un determinado motor, sino también en racionalizar el consumo de combustible según el régimen de marcha.

Las fotografías de los viejos carburadores Weber fueron tomados de la revista Automundo número 27 del 29 de septiembre de 1965, en ese día el autor de esta nota cumplía 5 años de vida. Esta de más decir que no leí la nota hasta muchos años más tarde. Ahora los seguidores de Archivo de autos saben porqué un apellido alemán, Weber, es sinónimo de la marca de un famoso carburador italiano.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.