lunes, 20 de octubre de 2014

El auto de mi país, Renault 12

El Renault 12 hizo su aparición en el mercado argentino en el año 1971, aunque se sabía de su existencia desde el año anterior. Había sido descubierto en el sur de Argentina cuando se lo probaba por los caminos de la Patagonia. Desde su comercialización se ganó el favor del público argentino y con el correr de los años sería uno de los autos más vendidos del país.

 
Renault 12 TS fabricado en Argentina desde el año 1976 hasta el año 1983.
Fotografía de un folleto de la empresa Renault Argentina.

“El auto de mi país” era un eslogan con el que se lo vendió por parte de Renault Argentina. Por veintitrés años se lo mantuvo en producción con una cifra 440.185 unidades fabricadas entre 1971 y 1994 que lo ubicó en tercer lugar entre los automóviles argentinos del siglo XX. Solo el Ford Falcon y el Peugeot 504 estaban por delante del Renault 12, en todas sus versiones.

Hoy veremos la segunda versión que tuvo el Renault 12, la TS. Desde el año 1971 a 1976 era 12 a secas. A partir de agosto de 1976 se comienza a fabricar el modelo TS con algunas mejoras en el interior del habitáculo como tapizados y hasta la opción de aire acondicionado.

El motor que equipaba al Renault 12 TS era el conocido M1400, que equipará al Renault 4 GTL y 6 GTL, pero eso era más adelante en el tiempo. El motor de cuatro cilindros en línea tenía una cilindrada de 1.397 centímetros cúbicos con una potencia de 74 CV DIN a 5.500 revoluciones por minuto.

El Renault 12 TS argentino. Fotografía de 
un folleto de la empresa Renault Argentina.

La relación de compresión era del orden de 9,5:1 y el carburador de marca Solex era de doble boca. El combustible que alimentaba el motor M1400 era la nafta especial. El sistema eléctrico era de 12 volts con una batería de 40 amperes por hora y el alternador venía con regulador electrónico incorporado con 38 amperes.

La caja de velocidades era de cuatro marchas sincronizadas y marcha atrás. Las relaciones de las velocidades eran las siguientes: primera, 3,615:1; segunda, 2,263:1; tercera, 1,480:1; cuarta, 1,032:1 y marcha atrás, 3,076:1. La tracción era delantera con caja puente con una relación de 3,77:1. El motor estaba ubicado por delante del eje delantero, tirado bien adelante hacia la trompa del auto. El embrague era del tipo monodisco seco a diafragma con mando mecánico.

Los frenos eran del tipo hidráulico de doble circuito servo asistido con testigo de luz de funcionamiento. En las ruedas delanteras el freno era a disco y las traseras a tambor con válvula antibloqueo sensible a la carga. Esta válvula era común a muchos de los modelos de autos que Renault Argentina fabricó en la planta de la provincia de Córdoba.

Detalles de la los faros delanteros, arriba, y los faros traseros abajo.
Fotografías de un folleto de la empresa Renault Argentina.

La dirección era del tipo piñón y cremallera con una relación de 20:1 y un radio de giro de 5 metros. El volante era de cuatro rayos con una línea parecida a la que tenía su hermano mayor el Torino.

La suspensión delantera era independiente con trapecio articulado con resortes helicoidales con amortiguadores hidráulicos de doble efecto y barra antirrolido. La suspensión trasera era mediante eje rígido de baja inercia auto corrector con barras reactoras longitudinales con triángulo reactor central con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos de doble efecto y barra antirrolido.

Las medidas del 12 TS eran las siguientes: largo, 4.387 milímetros; ancho, 1.635 milímetros; alto, 1.435 milímetros; distancia entre ejes, 2.441 milímetros; trocha delantera, 1.312 milímetros y trocha trasera 1.312 milímetros. El volumen del baúl era de 420 decímetros cúbicos y los neumáticos radiales eran de la medida 155 SR x 13 pulgadas.

Los asientos del Renault 12 TS tapizado en color arena.
Fotografía de un folleto de la empresa Renault Argentina.

El 12 TS ofrecía un tablero con tres cuadrantes donde el de la izquierda correspondía al cuentavueltas, que también alojaba al indicador de temperatura del agua; el del centro era el velocímetro con odómetros total y parcial y el de la derecha albergaba al indicador de nivel de combustible, en la parte superior, y de carga de la batería en la parte inferior.

Luego había testigos luminosos para luz alta, cebador, presión de aceite, balizas, luz de giro, funcionamiento del freno y demás. Este tablero era uno de los más completos que ofreció la gama del Renault 12 en los años que se fabricó en Argentina.

El interior del habitáculo era donde más se notaban los cambios del TS. Para empezar nuevos tapizados monocromáticos en color arena, como los de las fotografías que acompañan esta nota, azul o gris. La tela Concorde de los tapizados de los asientos, las alfombras, los paneles laterales, la bandeja trasera, la consola central y el panel de instrumentos estaban engamados en un mismo color. El tapizado del techo se ofrecía en el color marfil pálido.

El tablero del Renault 12 TS con detalles del instrumental y de 
los controles de la calefacción/ventilación. Fotografía de un 
folleto de la empresa Renault Argentina.

El folleto que me enviara la empresa Renault Argentina hace mención que el Renault 12 TS venía equipado con una radio AM/FM estéreo Multiplex con reproductor de casetes por lo que estimo que es de principios de los años ochenta, tal vez de 1981. Porque el Renault 12 TS se fabricó entre agosto de 1976 y 1983. Luego aparecerían los modelos GTL y GTS.

Se ofrecía el equipo de aire acondicionado integral como opcional. Lo que venía de serie era el desempañador eléctrico de la luneta trasera, ese de las finas láminas de cobre adheridas al vidrio. Cuando apareció en el mercado argentino fue toda una novedad que ayudaba a despejar la luneta en esos días muy fríos o húmedos.

Los asientos delanteros venían con apoyacabezas y los cinturones de seguridad eran de cintura, tanto para los pasajeros delanteros como los traseros. Los marcos de las puertas, pilares centrales y los esquineros estaban pintados en color gris oscuro que hacían juego con el espejo retrovisor del lado del conductor y los brazos de los limpiaparabrisas pintados de color negro mate.

Vista del vano motor del Renault 12 TS, visto de arriba.
Fotografía de un folleto de la empresa Renault Argentina.

En los años setenta comenzaron a aparecer los limpiaparabrisas de color negro, se nos decía que era para evitar reflejos innecesarios en los automóviles, pero algunos sospechaban que era para bajar costos y ahorrarse el cromado. Lo mismo comenzó a suceder con los espejos retrovisores externos. Todavía en aquellos años eran de metal, hoy han pasado a ser de plástico y en algunos autos del siglo XXI llevan el mismo color de la carrocería.

El Renault 12 ha sido, es y tal vez será uno de los mejores automóviles que se fabricaron en Argentina, aunque a algunos nos les guste su línea en forma de cuña o lo consideren anticuado. Es un auto que supo ganarse el corazón de muchos argentinos a fuerza de economía en el gasto de combustible y las paradas en el taller mecánico, o por el bajo mantenimiento o lo barato de sus autopartes.

En la Patagonia fue el auto elegido por muchos por su robustez y sencillez mecánica, solo necesitaba un blindaje del tanque de combustible por la cantidad de caminos de ripio que había en aquellos años. No por nada Renault Argentina lo llamaba el auto de mi país.

Las fotografías que ilustran esta nota corresponden a un folleto del Renault 12 TS que me enviara la empresa Renault Argentina en los años ochenta y que forma parte del extenso archivo de datos e imágenes que alimenta las notas diarias de este sitio llamado Archivo de autos, que se dedica exclusivamente a los viejos autos que supimos conseguir, para que las nuevas generaciones los conozcan.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.