lunes, 10 de marzo de 2014

Isard T 400, un microauto argentino

Isard Argentina produjo en el país varios modelos de automóviles, bajo licencia, de la marca alemana Goggomobil, que se comercializaron como Isard. Hoy veremos uno de los más pequeños que fabricó en Argentina: el Isard T 400 Sedan.

Isard T 400 de 1963 fabricado por Isard Argentina.
La foto es de la revista Parabrisas, número 34, 

del mes de septiembre de 1963.


Hubo un modelo anterior, el Isard T 300, que era prácticamente igual al T 400, salvo algunos detalles como los faros delanteros y detalles de lujo en el interior del habitáculo.

El motor del T 400 era un derivado de motocicleta, como casi todos los microautos que se fabricaron en Argentina, la cilindrada era de 394 centímetros cúbicos con una potencia de 18,5 HP a 5.000 revoluciones por minuto. El motor era de dos cilindros en paralelo, otra solución adoptada por varias marcas, con refrigeración por aire por medio de una turbina. Además era un motor de dos tiempos.

El diámetro de los cilindros era de 67 milímetros y la carrera de los pistones de 56 milímetros. La compresión del orden de los 6:1 y el carburador marca Bing 7/28/14. Usaba bujías Bosch M 225 para el invierno y M 240 en verano, algo comunes en los motores de dos tiempos. El uso de bujías frías o calientes.

Interior del Isard T 400 de 1963 fabricado por Isard Argentina.
La foto es de la revista Parabrisas, número 34, 

del mes de septiembre de 1963.

El motor era de ubicación trasera, como casi todos los microautos, y estaba ubicado detrás del eje trasero. La caja-diferencial estaba por delante del motor en simetría con el eje trasero. De esa caja-diferencial salían los palieres que movían las ruedas traseras.

La suspensión era independiente en las cuatro ruedas. Adelante presentaban dos semiejes que se movían sobre bujes de goma y completaban la suspensión dos amortiguadores hidráulicos. La suspensión trasera era similar, porque estaban los semiejes que transmitían la potencia del motor a las ruedas traseras, y completaban el esquema dos amortiguadores hidráulicos.

Los frenos eran de tambor en las cuatros ruedas y su diámetro era de 180 milímetros. El sistema era hidráulico y cada tambor tenía dos zapatas en su interior. El área total de frenado era de 405 centímetros cuadrados, la misma que presentaba el Isard T 300 de menor cilindrada y potencia. El freno de estacionamiento accionaba las ruedas traseras y su mecanismo era mecánico.

Capot del Isard T 400 de 1963 fabricado 
por Isard Argentina. La foto es de la revista Parabrisas, 
número 34, del mes de septiembre de 1963.

La dirección era de piñón y cremallera con una desmultiplicación que la hacía liviana en el manejo. El sistema eléctrico era de 12 volts y la batería se recargaba por una dínamo. A diferencia del NSU o De Carlo no estaba equipado con Dynastart, que hacía las veces de arranque y dínamo. El encendido era por doble juego de platinos y bobinas sin contar con distribuidor.

La carrocería era autoportante de chapa y básicamente semejante al Isard T 300, como mencioné al principio de la nota. El neumático de auxilio se ubicaba dentro del habitáculo en forma vertical en lo que sería la trompa del auto y en la concavidad de la pedalera. El Isard T 400 era un sedan o berlina de dos puertas y está considerado un microauto porque su cilindrada está por debajo de los 400 centímetros cúbicos.

Venía con cuatro plazas, pero en viajes largos no era recomendable usar los asientos traseros para transportar dos adultos. En el caso de menores la cosa era bien distinta. La capacidad para el equipaje era reducida porque este puede considerarse un auto urbano.

Transparencia del Isard T 400 de 1963 fabricado por 
Isard Argentina. La transparencia  es de la revista Parabrisas, 
número 34, del mes de septiembre de 1963.

Veamos, ahora, las dimensiones del T 400: largo, 2.900 milímetros; ancho, 1.280 milímetros; alto, 1.310 milímetros; distancia entre ejes, 1.800 milímetros; trochas delantera y trasera, 1.090 milímetros y despeje, 200 milímetros. El peso en vacío era de 415 kilogramos y la carga útil de 305 kilogramos. La velocidad máxima era de 100 kilómetros por hora.

Un pequeño automóvil, de origen alemán, que se fabricó en Argentina, bajo licencia, allá en los inicios de la década del ’60. Un microauto que habrá sido el primer auto de muchas personas o el segundo auto destinado a las esposas de aquellos años.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.