jueves, 1 de noviembre de 2012

Un combustible llamado acetileno


La pregunta del mes de octubre consistía en responder qué llevaban en los portaequipajes esos viejos autos de la foto y para qué servía. Las respuestas correctas las dieron F62 y Vasco. Las bolsas en los techos de los autos tenían acetileno que se usaba como combustible.



Durante varios años en Europa se usó el acetileno como combustible barato para afrontar la falta de nafta para mover los vehículos. Las crisis económicas y la Segunda Guerra Mundial obligaron a buscar alternativas más baratas para alimentar los autos. El acetileno se lograba mediante el carburo de calcio al que se le agregaba agua y  de esta mezcla se producía el acetileno. Un sistema parecido al que se usa para soldar.

La industria automotriz mundial usó acetileno como fuente de iluminación en los primeros automóviles. Incluso los autos más lujosos tenían un tanque chico donde almacenar el acetileno, que es un hidrocarburo gaseoso e incoloro, que pertenece a la serie de los no saturados. Para obtener una correcta llama, que brinde una buena iluminación, es necesaria una buena presencia de aire.

Muchos se habrán preguntado para que llevaba esas bolsas en los techos de los autos, la respuesta era que funcionaban como tanque de combustible. Se necesitaba un gran volumen para alojar el gas producido, que no estaba sometido a presión. A diferencia de nuestro GNC (Gas Nacional Comprimido) que está sometido a una gran presión y por eso necesita de un tubo que lo contenga en su interior.

Así que el acetileno que en los albores de la industria automotriz proveyó de luz a los autos de antaño, décadas más tarde impulsaba sus motores con el mismo hidrocarburo gaseoso. Cosas de las economías de los países y la necesidad del pueblo de transportarse.

La foto que nos sirvió para la Trivia de octubre fue una colaboración de Claudio Pereira, seguidor de Archivo de autos.

Mauricio Uldane