miércoles, 19 de octubre de 2011

El primer Ford Falcon en Argentina

A fines de 1961, Ford Motor Argentina presentó el nuevo modelo de auto compacto que fabricaría en la nueva planta de General Pacheco en la provincia de Buenos Aires. Ese nuevo modelo no era otro que el viejo y querido Ford Falcon 1962, el primero de los Falcon que harían historia en el país.

El Falcon de 1962 se comienza a armar el 10 de enero de 1962 en los talleres del barrio de La Boca en la ciudad de Buenos Aires. Por entonces se usaban carrocerías y motores importados desde los Estados Unidos. A partir de octubre de 1962 se comienza a fabricar el motor Falcon en la planta de General Pacheco. El 15 de julio de 1963 sale de Pacheco el primer Falcon argentino, con una nueva línea, este es el comienzo de la nacionalización de este auto.

El modelo ’62 tenía como particularidad, más destacada, su luneta curva y no plana como el modelo ’63. Además sus neumáticos eran de 13 pulgadas y con llantas de cuatro agujeros a diferencia de los modelos que vendrían a partir de 1963 con cinco agujeros.

El modelo 1962 tenía un motor chico que era el Especial 170, el número es por la cantidad de pulgadas cúbicas, con una cilindrada de 2.786 centímetros cúbicos y una potencia de 101 HP a 4.400 revoluciones por minuto. La compresión era de 8,7:1 y usaba nafta común en su carburador Holley, tipo descendente, alimentado por una bomba de nafta mecánica. El diámetro de los cilindros era de 88,90 milímetros y la carrera de 74,70 milímetros.

Selecciones del Reader's Digest de abril de 1962.


La caja de velocidades de tres marchas adelante y marcha atrás, un clásico en todos los autos compactos estadounidenses, que se fabricaron, por aquellos años, en Argentina (Chevrolet 400, Valiant II, Rambler). Esta caja de cambios no tenía la primera marcha sincronizada y no la tuvo hasta 1970. Los autos compactos de esa época tenían la palanca de cambios al volante, la aclaración es para las nuevas generaciones, ya que los que peinamos canas lo sabemos de toda la vida.

Los frenos eran a tambor en las cuatro ruedas y la suspensión delantera era independiente con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos. La suspensión trasera era otro clásico: eje rígido con elásticos o ballestas y amortiguadores hidráulicos. El diferencial de este Falcon ’62 tenía una relación de 3,50:1.

La velocidad máxima del Falcon era de 135 kilómetros por hora, según datos de fábrica. Ahora, la revista Parabrisas, en su road-test determinó que la velocidad máxima del Falcon ’62 era de 138 kilómetros por hora. El test apareció en el número 23 de octubre de 1962. El mes que comenzaron a fabricar los motores del Falcon en la planta de Pacheco.

Selecciones del Reader's Digest de junio de 1962.
El largo total del modelo ’62 era de 4.600 milímetros, con una distancia entre ejes o batalla de 2.781 milímetros, un ancho máximo de 1.793 milímetros. El alto era de 1.430 milímetros, la trocha delantera de 1.397 milímetros y la trocha trasera de 1.385 milímetros. El peso de 1.096 kilogramos y el tanque de nafta con una capacidad de 53 litros.

La nota tiene como ilustración del Falcon 1962 tres viejas publicidades de la época. En ellas se habla de la capacidad interior, que podía albergar cómodamente a seis personas. Esto se podía realizar por el asiento enterizo delantero y la palanca de cambios al volante. En las publicidades se pueden apreciar la parrilla tan característica de este modelo de Falcon. Además hoy con tantos años transcurridos vemos los textos de estas publicidades como candorosos y hasta un poco ingenuos.

En la última de las tres publicidades vemos una ilustración de un Falcon De Luxe que venía con una moldura en cada guardabarros delantero y una bagueta grande de aluminio en la parte baja del guardabarros trasero, después de la rueda y hacia la cola del auto.

Selecciones del Reader's Digest de agosto de 1962.
Hará unos tres o cuatro años en un encuentro multimarcas organizado por el Club Locos por el 1500 en la Fundación Felices los Niños, de la localidad de Hurlingham, en la provincia de Buenos Aires, vi un Falcon De Luxe igual al de la publicidad, con esa bagueta trasera. Nunca antes había visto en la calle un auto así, sólo en fotos. Realmente era llamativo el tamaño de ese adorno en un auto compacto.

Hoy quise traerles del fondo de los tiempos el lanzamiento de un auto que sería, es y será una parte muy importante de la historia automotriz de la Argentina, el viejo Falcon que nos ha acompañado durante tantos años.

Un agradecimiento a Julián Pérez por su ayuda con el escaneo de las publicidades que ilustran esta nota.

Mauricio Uldane