martes, 20 de marzo de 2018

Ómnibus a turbina

La empresa General Motors Corporation presentó en la Feria Mundial de Nueva York, en el año 1965, al ómnibus Turbo-Cruiser II movido por una turbina de gas de 280 HP de potencia. Dicha turbina se denominó GT-309 y superaba a los modelos anteriores.


Unos 15 años atrás la General Motors comenzó a experimentar con turbinas de gas que montaba en vehículos pesados de su propia fabricación. Así camiones y ómnibus eran motorizados con esas turbinas para probar sus cualidades.

La idea a esa altura de las investigaciones era saber si las turbinas de gas podían competir en el mercado con los motores convencionales. La turbina GT-309 tenía mejorado el consumo de combustible con una potencia frenante de dos o tres veces mayor a la de un motor diésel, o a nafta.

El peso era igual a la mitad y el tamaño era igual a dos tercios de los de un motor diésel de la misma potencia. Además presentaba una mejor aceleración y un funcionamiento más silencioso. En cuanto a la contaminación, la turbina de gas, eliminaba alrededor de un décimo de los hidrocarburos quemados por un motor convencional, y el porcentaje de monóxido de carbono era insignificante.

El Turbo-Cruiser II, exhibido en la ciudad de Nueva York, era una especie de laboratorio rodante. Los experimentos sobre ese ómnibus se habían realizado en la ruta que une las ciudades de Detroit y Nueva York. Uno de los datos arrojados era que el consumo de la turbina era menor a las anteriormente desarrolladas. La fotografía fue tomada de la revista Automundo número 18 del 28 de julio de 1965.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos 

Archivo de autos no cuenta con ningún apoyo publicitario. Es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario