Lenguaje claro

jueves, 10 de septiembre de 2015

Tipo 13 de Bugatti

Ettore Bugatti fue un italiano que tuvo su empresa en Alsacia, que pertenecía a Alemania a principios del siglo XX, y más tarde, luego de la Primera Guerra Mundial, quedaría en territorio francés. Por lo cual un apellido italiano se convirtió en sinónimo de auto deportivo de Francia. Cosas de los límites de las naciones en Europa. Hoy veremos cómo era el Bugatti Tipo 13 del año 1912, su primer automóvil fabricado en serie.

Bugatti Tipo 13 del año 1912.


Curiosamente este ejemplar Bugatti Tipo 13 de 1912 no tiene el característico radiador en forma de herradura que era el sello distintivo de la marca francesa. Entre los años 1909 y 1914 la marca Bugatti fue alsaciana, ubicada en territorio alemán. Después de la Primera Guerra Mundial y gracias a la ayuda del conde Zeppelin, Bugatti, se refugió en Suiza. Luego eligió como lugar de residencia París en Francia.

De ahí en más la marca Bugatti pasará a ser francesa. Ettore Bugatti había nacido en Milán, Italia, en el año 1881 con el nombre de Ettore Arco Isidoro y desde muy joven estuvo vinculado con la industria milanesa. Hasta que, ya en el siglo XX, la empresa De Dietrich lo contrata para trabajar en Alsacia.

Luego pasaría a colaborar con la empresa Deutz Gas Motor Werke y entre los año 1908 y 1909 crea su automóvil al que se llamó, en forma confidencial, “le Pur Sang”. Dado que todavía lo unía a la empresa Deutz no pudo usar su apellido para este primer automóvil que marcaría el inicio de un tipo de automóvil que se conocería como “pura sangre”.

Estos pequeños deportivos contarían con un motor de cuatro cilindros y una cilindrada cercana al litro y medio. De ese motor, perfeccionado, es que nace el Tipo 13 con cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 1.327 centímetros cúbicos con 2 válvulas a la cabeza por cilindro. El diámetro de los cilindros era de 65 milímetros y la carrera de los pistones de 100 milímetros.

Los Bugatti Tipo 13 de estas características se fabricaron entre los años 1910 y 1914. Alrededor de unas 450 unidades, dando inicio a la producción en serie de la, ahora, marca francesa. Estos automóviles ligeros también fueron los que marcaron un cambio en los reglamentos de las competencias y comenzaron a dar batalla, en las pistas, de los grandes motores de cilindradas disparatadas.

En búsqueda de la potencia las cilindradas de los motores de los automóviles de carrera iban en un crecimiento meteórico, pero en detrimento de la eficiencia y el peso del vehículo. Es así como estos turismo ligeros comenzaron a ganarse el respeto, y alzarse las primeros lugares, de muchas competencias en Europa. Especialmente en las carreras de trepada. Podían no tener las potencias de las grandes máquinas, pero eran mucho más ligeros y versátiles en circuitos trabados.

También hubo otra versión del Bugatti Tipo 13 de 8 cilindros con una cilindrada de 2.654 centímetros cúbicos que solo se fabricó en el año 1911 para carreras. Todavía en la época que la empresa era alsaciana antes del estallido de la guerra en Europa.

El Bugatti Tipo 13 del año 1912 que nos ilustra la fotografía se encontraba en el Museo de Rodo en Uzés en Provenza, Italia, para mediados de los años setenta y la imagen fue tomada de la Enciclopedia Salvat del Automóvil editada en el año 1974 en España.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.