martes, 21 de abril de 2015

Jaguar Type E, un deportivo clásico

Jaguar Cars presentó en el año 1961 el Jaguar Type E, o Tipo E. Este automóvil deportivo se hizo famoso y se convirtió en un clásico. Recordemos que figuras del espectáculo del mundo compraron unidades de este Jaguar. Hoy por hoy es uno de los autos deportivos más apreciados de aquellos primeros años de la década del sesenta. Conoceremos algunas de sus cualidades técnicas de este deportivo inglés.

Jaguar Type E del año 1961 en su versión cupé. Fotografía de la
revista Parabrisas número 10 de agosto de 1961.


El motor del Jaguar Type E derivaba del Jaguar XK 120 que fue presentado en el Salón de Londres en el año 1949. Pero a doce años de aquella presentación oficial el motor tipo E, de seis cilindros en línea, había sido aumentada la cilindrada de los iniciales 3.442 centímetros cúbicos, y 120 HP, a 3.781 centímetros cúbicos con una potencia de 265 HP a 5.500 revoluciones por minuto.

El motor tenía un block de hierro fundido con la culata de aluminio y las válvulas estaban dispuestas en un ángulo de 70º entre sí. La cámara de compresión era semiesférica y tenía dos árboles de levas superpuestos y accionados por cadena. El diámetro de los cilindros era de 87 milímetros y la carrera de los pistones era de 106 milímetros. La relación de compresión era de 9:1 y tres carburadores S.U. de 2 pulgadas de difusor eran los encargados de alimentar el motor.

Jaguar Type E del año 1961 en su versión spyder. Fotografía de la
revista Parabrisas número 10 de agosto de 1961.

La caja de velocidades era de cuatro marchas y marcha atrás con un embrague monodisco de la marca Borg & Beck de 250 milímetros de diámetro. Las relaciones finales de la velocidades eran las siguientes: primera, 11,18:1; segunda, 6,16:1; tercera, 4,23:1; cuarta, 3,31:1 y marcha atrás, 11,18:1. El diferencial era del tipo hipoidal y la relación estándar era de 3,31:1 que era la que proporcionaba las relaciones finales de la caja de cambios que vimos. Pero Jaguar Cars ofrecía tres opciones de relaciones para el diferencial trasero: 2,93:1, 3,07:1 y 3,54:1. Con estas relaciones los mandos finales de la caja de cambios eran diferentes.

La suspensión delantera era independiente con paralelogramo deformable con una barra de torsión longitudinal por lado. Además presentaba amortiguadores hidráulicos telescópicos y barra estabilizadora. El tren trasero era independiente con sistema trapezoidal, similar al delantero pero con brazos desiguales, tal como se había visto en el Lotus del año 1960. También tenía un brazo reactor fijado al subchasis. Una foto nos muestra cómo era ese eje trasero del Jaguar Type E.

La carrocería del Jaguar Type E del año 196. Dibujo de la
revista Parabrisas número 10 de agosto de 1961.

Los frenos eran a disco en las cuatro ruedas. Esto nos parece común en un automóvil de estas características en la actualidad, e incluso autos que no son deportivos tienen así sus frenos. Pero para los inicios de la década del sesenta era inusual. Los frenos a disco se comenzaban a montar en autos de calle, en sus ruedas delanteras, pero no era masivo.

Las dimensiones del Jaguar Type E del año 1961 eran las siguientes: largo, 4.455 milímetros; ancho, 1.657 milímetros; alto, 1.222 milímetros; distancia entre ejes, 2.438 milímetros; trocha delantera, 1.270 milímetros y trocha trasera, 1.270 milímetros. Peso de la cupé 1.140 kilogramos, en cambio la versión spyder pesaba 1.120 kilogramos y los neumáticos eran de la medida 640 x 15 pulgadas. El diámetro de giro era de 11,227 metros.

Tren trasero Jaguar Type E del año 1961. Fotografía de la
revista Parabrisas número 10 de agosto de 1961.

Jaguar Cars presentó su modelo Type E en dos versiones: cupé y spyder con una capacidad de dos plazas. La forma de la carrocería era una versión del Tipo D que había sido suavizada. Pero lo cierto que esta carrocería se convirtió en un clásico para los autos deportivos de los sesenta. Existía la posibilidad de comprar un Jaguar Type E para carreras con una potencia de 350 HP.

Algunas performances que se obtuvieron en una revista europea: la velocidad máxima era de 244 kilómetros por hora y la aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en 7 segundos. Las velocidades máximas en las distintas velocidades eran las siguientes: primera, 68 kilómetros por hora; segunda, 125 kilómetros por hora; tercera, 187 kilómetros por hora y cuarta, 244 kilómetros por hora. La aceleración de 0 a 50 kilómetros por hora era de 3 segundos; de 0 a 100 kilómetros por hora, 7 segundos; de 0 a 160 kilómetros por hora, 16 segundos y de 0 a 200 kilómetros por hora de 26 segundos. Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas de la revista Parabrisas número 10 de agosto de 1961.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.