sábado, 8 de marzo de 2014

Chocamos

No se pudo evitar el choque y todos salimos volando del auto. Ese parece ser el destino de los ocupantes del viejo automóvil de la ilustración humorística austriaca que fuera publicada en la ciudad de Viena en el año 1904.

Ilustración humorística de Austria publicada en el año 1904.


La impericia del conductor lo ha llevado a chocar con un mojón del camino que parece señalizar la senda de tierra por donde circulaba el auto rojo del dibujo. Salvo el conductor, que tiene de donde sostenerse, los demás ocupantes del auto han salido despedidos.

El tema de la seguridad pasiva ni siquiera estaba en la cabeza de un escritor de ciencia ficción, a principios del siglo XX. Ni siquiera tenían parabrisas estos precarios autos que comenzaba a ofrecer la industria automotriz europea.

Las colisiones en aquellos primeros años del automovilismo eran bastante comunes. Choques con carruajes tirados por caballos, atropellamiento de peatones y choques como el de la vieja ilustración eran frecuentes. Tengamos en cuenta que los conductores estaban terminando de dominar estas nuevas máquinas.

Mi padre me cuenta que su pago natal, Tres Lomas, en el oeste de la provincia de Buenos Aires, un chacarero, esos gringos que poblaron la pampa argentina, se compró un Ford T cero kilómetro en el pueblo. Por supuesto que no sabía manejar, pero se fue de la concesionaria a su chacra manejando su nuevo auto.

Al llegar a sus pagos se dio cuenta que no sabía cómo detener la marcha del Ford T. Así que comenzó a dar vueltas a la casa hasta que se le acabó el combustible. Esto nos pinta un panorama de aquellos primeros años de los autos y la gente. Se estaban conociendo mutuamente. Durante el siglo XX las cosas cambiaron y mucho. Sin hablar del presente siglo con todos los adelantos tecnológicos que nos ofrecen los nuevos automóviles.

La ilustración vienesa, la última de la serie de 1904, fue publicada en la Enciclopedia Autorama, fascículo 44 del 20 de septiembre de 1968.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.