domingo, 20 de octubre de 2013

Los viejos amortiguadores

Una breve reseña de los amortiguadores que usaron los automóviles desde sus inicios. Aquellos primitivos amortiguadores que para muchos son desconocidos. Hoy los conocerán en esta nota histórica.

Amortiguador de cinta.
La ilustración es de la Enciclopedia Salvat del Automóvil, Volumen 1, 1975.


Los primeros automóviles del siglo XIX conservaron los sistemas de suspensión de los carruajes tirado por caballos. Elásticos de todo tipo fueron los encargados de aminorar las irregularidades de los caminos. Ubicados en forma transversal o longitudinal, simples o dobles.

Los primeros amortiguadores aparecieron para ejercer una acción frenante frente a la distensión de los elásticos. De lo contrario se producía una retirada oscilación. Este efecto lo podemos observar en un automóvil donde sus amortiguadores están descargados. El auto queda rebotando por un rato.

Estos primeros amortiguadores eran de cinta. Donde la función consistía en impedir ese cabeceo tan molesto y hasta peligroso si la velocidad es algo elevada. Cosa que no sucedía con los primeros automóviles donde la máxima velocidad estaba cercana a los 30 kilómetros por hora.
 
Amortiguador de fricción.
La ilustración es de la Enciclopedia Salvat del Automóvil, Volumen 1, 1975.
Más tarde, ya en el siglo XX, aparecieron los amortiguadores de fricción. Dos o más discos giraban uno respecto del otro y así se producía una acción amortiguante. Además un robusto resorte, montado sobre su eje ejercía su poder frenante. Este tipo de amortiguador de fricción se usó primero en autos de carácter deportivo o de carreras. Para este tipo de automóviles había una variante que permitía regular la dureza del amortiguador.

Dos amortiguadores de fricción montando en el Alfa Romeo 8C de 1932.
La foto es una gentileza de Viejas Automundo.

Una tuerca central aprisionaba una arandela estriada que encajaba en una serie de muescas que le permitían darle menor o mayor dureza al amortiguador de fricción. También se los podía encontrar de a pares en autos destinados a carreras de rally o de pista.

Una evolución del amortiguador fue el tipo Houdaille o amortiguador hidráulico giratorio. Ya habíamos dejado la fricción para pasar a los sistemas hidráulicos. Esto se comienza a dar en la década del 30 y tuvo su experimentación en autos de carrera donde las exigencias eran mayores a las de un auto de calle.

Amortiguador tipo Houdaille.
La ilustración es de la Enciclopedia Salvat del Automóvil, Volumen 1, 1975.

El tipo Houdaille estaba formado por un cuerpo cilíndrico dentro del cual un pistón, con dos lóbulos diametralmente opuestos, giraba en su interior. Dicho pistón estaba unido, en forma rígida, al elástico del automóvil. Al moverse el elástico provocaba la rotación del pistón, que estaba sumergido en aceite. De esta forma, el pistón giratorio, hacia las veces de una bomba aspirante y compresora. La circulación del aceite estaba regulada por unas válvulas taradas que aumentaban el poder frenante cuando se producía la extensión del elástico.

Un nuevo paso fue el amortiguador hidráulico de pistón. Este, tal vez, muchos lo conozcan ya que autos de los ’40 y ’50 los tuvieron como equipo de serie. Así muchos automóviles marca Ford venían con este tipo de amortiguador. También lo usaron los conocidos Siam Di Tella.

Amortiguador hidráulico de pistón.
La ilustración es de la Enciclopedia Salvat del Automóvil, Volumen 1, 1975.

El amortiguador presenta un cuerpo cilíndrico lleno de aceite donde un pistón circula a presión. El movimiento del pistón lo produce un balancín que tiene un eje de rotación unido al elástico. Así se lograba la acción frenante de la extensión de los elásticos del automóvil.

Amortiguador tipo Lancia.
La ilustración es de la Enciclopedia Salvat del Automóvil, Volumen 1, 1975.

Una revolución en materia de amortiguadores la presentó la empresa italiana Lancia al montar en sus automóviles un tipo de amortiguador hidráulico en la suspensión delantera del Lambda de 1922. Este amortiguador se lo conoce como tipo Lancia.

Amortiguador del Lancia Lambda de 1922. La foto es una gentileza de Viejas Automundo.

El cuerpo cilíndrico del amortiguador tiene en su interior un pistón solidario con la parte móvil de la suspensión. Este pistón sube cuando el elástico se comprime. Las válvulas automáticas dejan pasar el aceite a la cámara inferior. Cuando el elástico se expande el pistón obliga al aceite a deslizarse por una válvula tarada que frena el retorno.

Estos cinco tipos de amortiguadores fueron pioneros en el posterior desarrollo de las mejoras en el amortiguador telescópico, común en los autos más modernos. También esta otro amortiguador telescópico pero oleo neumático. Ya que en su interior hay nitrógeno comprimido.

Los sistemas hidráulicos de Citroën y BMC.
 La ilustración es de la Enciclopedia Salvat del Automóvil, Volumen 1, 1975.
Dos sistemas de amortiguadores escapan a estos principios y son el sistema de Citroën, hidroneumático, que usara el Citroën DS 21 y el Hydrolastic de la empresa BMC (British Motor Corporation). Acá los amortiguadores se convierten en válvulas que regulan el paso del fluido de una parte a otra del circuito hidráulico lo que produce el efecto de amortiguación.

En otra nota repasaremos algunas soluciones del ayer que se aplicaron, con el devenir de los años, en autos deportivos o de avanzada.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos