lunes, 10 de septiembre de 2012

El compacto de Mercedes


Daimler-Benz AG (Aktiengesellschaft, sociedad anónima) sacó al mercado alemán, a principio de los ’80, un auto compacto que denominó Mercedes-Benz 190. Este auto mediano lo colocó en el mercado automotriz para competir con los mediados de BMW (Bayerische Motoren Werke AG). Parece ser que estaba perdiendo mercado frente a su competidor de Alemania. Hoy veremos el 190 el primer compacto de Mercedes-Benz.

Mercedes-Benz 190 de 1983.


Recuerdo que algunos criticaron la aparición de este auto mediano. Decían que cómo Mercedes-Benz ponía un auto de esas características en el mercado. La empresa alemana no se equivocó con el 190 llegó a un público que no podía acceder a los demás Mercedes-Benz de alta gama.

El 190 sin perder cualidades Mercedes se acercaba a otro segmento del mercado. Su rival alemán, BMW, le había sacado una tajada del segmento de los autos medianos, con la serie 300. El éxito de esa serie le hizo pensar a la gente de Daimler-Benz que podían competir con un auto de las mismas características, y lo lograron.

El 190 era un auto mediano con prestaciones de auto grande. Por ejemplo, solo se lo fabricó en versión cuatro puertas. El habitáculo era tan confortable como uno de sus hermanos mayores. Por supuesto que con una economía de consumo, ya que su motor era de solo 4 cilindros en línea.

Técnicamente el 190 era un 2 litros con una cilindrada de 1.997 centímetros cúbicos y una potencia de 90 CV DIN a 5.000 revoluciones por minuto. Este motor le permitía desarrollar una velocidad final de 175 kilómetros por hora. También existía otra versión del 190: el 190 E (Einspritzung, inyección de nafta) con inyección electrónica. La misma cilindrada pero con una potencia de 122 CV DIN a 5.100 revoluciones por minuto. El 190 E desarrollaba una velocidad máxima de 195 kilómetros por hora. Nada mal para un motor de 2 litros.

El 190 alcanzaba los 100 kilómetros por hora en 13,2 segundos, mientras que el 190 E lo hacía en 10,5 segundos. El consumo, en ciudad, cada 100 kilómetros recorridos era de 10,7 litros para el 190 y de 10,3 litros para el 190 E. En ruta a 90 kilómetros por hora los consumos eran de 6,5 litros cada 100 kilómetros para el 190 y de 6,4 litros para el 190 E. A 120 kilómetros por hora, siempre en ruta, el consumo subía a 8,4 litros por cada 100 kilómetros, para el 190, y para el 190 E, 8,3 litros. Estos valores de consumo bajaban un poco más con la caja de 5 velocidades, que era opcional.

También como opcionales figuraban el sistema ABS (Antilock Brake System, sistema de antibloqueo de freno), el airbag (bolsa de aire) y los tensores de los cinturones de seguridad. El habitáculo era muy confortable dada la gran distancia entre ejes, para un auto del segmento de los medianos. Los ingenieros de la Daimler-Benz garantizaban que el sistema de ventilación y calefacción estaban acordes a las prestaciones de un Mercedes grande.

Algunas medidas de los 190: largo 4.420 milímetros, ancho 1.678 milímetros y peso total admisible 1.580 kilogramos para el 190 y 1.600 kilogramos para el 190 E. El radio de giro para ambos modelos era de 10,60 metros. El baúl venía con una capacidad de 0,41 metros cúbicos.

Vimos un acercamiento al Mercedes-Benz 190 el primer auto compacto que fabrica la empresa alemana, a principios de los años ’80. Todo gracias a un folleto alemán de 1983 que digitalizara Julián Pérez.

Mauricio Uldane