martes, 8 de noviembre de 2011

Renault 6 GTL, un auto utilitario

Mi padre adquirió un Renault 6 GTL modelo 1981 por el año 1985. El auto estaba en muy buen estado general. Mi papá estaba contento con el andar y el consumo del R6. Se podía viajar, en ruta, a 100-110 kilómetros por hora con cinco adultos en su interior sin inconvenientes. El problema era frenar.

El R6 modelo ’81 no frenaba bien. Mi viejo lo solucionó poniéndole un servofreno y logró que frenara mejor. Años más tarde de la compra de mi padre me enteré que el problema radicaba en la bomba de freno. Era la misma que usaban los modelos anteriores con motor más chico y de menos potencia final. Algo parecido sucedió con los Renault 4, por eso los modelo 1986 y 1987 salieron de fábrica con freno a disco en las ruedas delanteras. En cambio el Renault 6 nunca trajo freno a disco.



El auto de mi viejo era del mismo color que el que aparece en el folleto que hoy les muestro. Dicho folleto me lo mandaron desde Renault Argentina allá a principios de los años ’80. Es la última modificación que sufrió el R6, en 1984 se lo discontinuaría definitivamente.

El R6 GTL tenía muy buen andar, tanto en ruta como en ciudad. Lo que si que había que acostumbrarse a su suspensión por barras de torsión. Aquellos que no estaban acostumbrados se podían asustar al tomar una curva, en ruta, a velocidad media. El rolido de la carrocería, sobretodo con el vehículo descargado, era notable, pero el auto no se volcaba. Al igual que los Citroën 2 CV y 3CV.


Un buen despegue le permitía meterse en caminos de tierra sin problemas y en el barro su comportamiento era notable. Todo gracias a la tracción delantera. Sin nerviosismo y con paciencia se lo podía sacar de situaciones comprometidas, donde otros autos de mayor cilindrada y tracción trasera se iban a la cuneta.

El R6 GTL ya traía electro ventilador en cambio del viejo sistema de eje que salía de la polea del motor. La mejora era en el calentamiento más rápido del motor y en menos peso innecesario. A diferencia del Renault 12 la disposición es caja-puente adelante y motor atrás, por eso la palanca de cambios está ubicada en el tablero. El GTL tenía la misma caja-puente que el Renault 12 con las mismas relaciones de las 4 velocidades adelante y marcha atrás.


El motor del Renault 6 GTL era el mismo del R12 de 1.397 centímetros cúbicos, conocido como M-1400, la potencia de 46 CV (DIN) o 60 HP (SAE) a 4.500 revoluciones por minuto, mientras que la compresión era de 9:1. El diámetro de los cilindros era de 76 milímetros y la carrera de los pistones de 77 milímetros. Este motor tenía una gran ventaja frente a sus rivales y eran las camisas desmontables de los cilindros. Esto permitía y todavía permite, que es hacer el recambio del conjunto (camisa, pistón, aros y biela) sin tener que rectificar el block del motor. Una gran economía a la hora de reparar el motor de este auto utilitario.

Las suspensiones eran independientes en las cuatro ruedas, en el tren delantero barras de torsión longitudinales más amortiguadores hidráulicos de doble efecto. Mientras que el eje trasero las barras de torsión eran transversales y los amortiguadores hidráulicos de doble acción estaban inclinados. Este sistema de suspensión obligaba a tener dos diferentes distancias entre ejes, El lado izquierdo tenía una distancia de 2.395 milímetros y el lado derecho una distancia mayor: 2.443 milímetros. Lo mismo ocurre en el Renault 4.


El consumo era bajo y se podían recorrer 320 kilómetros con sólo 20 litros de nafta especial. El tanque de combustible tenía una capacidad de 36 litros y el carburador era marca Weber 30 ICF 19, que era descendente con cebador manual. Los primeros modelos de R6 y R4 trajeron cebador automático, pero a la larga pasaron al sistema manual por fallas en el primer mecanismo.

El largo del R6 GTL era de 3.995 milímetros, el ancho máximo de 1.504 milímetros. La altura total de 1.495 milímetros, la trocha delantera de 1.278 milímetros, la trasera de 1.253 milímetros y el peso en el orden de marcha de 835 kilogramos. Además el R6 podía arrastrar un remolque con freno de hasta 750 kilogramos y sin freno de 410 kilogramos.


La velocidad máxima, según el folleto, era de más de 125 kilómetros por hora, pero la experiencia me dice que esa cifra era un poco mayor y algo por encima de los 130 kilómetros por hora. Recuerden que traía el motor del R12, pero con menos potencia final.

Me encontré con un folleto de fábrica que me hizo recordar al Renault 6 1981 que había comprado mi viejo. Varios viajes y gratas sensaciones de manejo me recordaron al gauchito R6.

El agradecimiento de siempre para Julián Pérez que sin su ayuda esta nota no tendría ilustraciones.

Mauricio Uldane