miércoles, 17 de agosto de 2011

Los Oldsmobile Super 88 de 1957

Dedico esta nota a la memoria de Bongo, seguidor de este blog, que el lunes por la tarde se fue definitivamente de gira, tal vez a un encuentro de autos en algún lugar lejano. Adiós, Bongo, te vamos a extrañar.



La segunda parte de la gama de los Oldsmobile 1957 le corresponde a la línea Super 88. Los modelos que integraban esta línea eran: Holiday Coupé, Holiday Sedan, 2-Door Sedan, 4-Door Sedan, Convertible Coupé y Fiesta, un modelo menos que en la línea Golden Rocket 88, no existía el modelo Fiesta Sedan.


Esta línea era un poco más lujosa que la Golden Rocket 88 y traía en forma estándar algunos accesorios más. Por ejemplo tenía lavaparabrisas, caños de escape con resonadores, asiento de goma espuma, luz de freno en el tablero, luz en la guantera, por citar algunos accesorios.

El motor, el Rocket T-400, era el mismo al igual que la potencia y demás datos técnicos, que la línea Golden Rocket. También tenían el mismo largo y distancia de ejes. Un cambio era que el modelo Convertible Coupé calzaba neumáticos de 9.00 x 14 pulgadas, el resto de la línea usaba neumáticos de 8.50 x 14 pulgadas. Esta última medida era la que usaban todos los modelos de la línea Golden Rocket 88.


Los Super 88 venían con dos caños de escape que desembocaban en sendas rejillas, que tenía el paragolpes trasero. Cada caño de escape tenía un silenciador y hacia el final un cámara que atenuaba el sonido del motor en las aceleraciones. Una especie de precámara, pero ubicada detrás del silenciador. El chasis de los Oldsmobile de 1957 era de larguero en forma de "U" y en el centro de autos tenía forma de "X". No era un auto compacto como se fabricarían en los años venideros.


El motor Rocket T-400 tenía refrigeración por agua y dínamo. El alternador, como los frenos a disco no eran algo habitual en los autos de los Estados Unidos de los años `50. El Rocket T-400 venía con un solo árbol de levas, que no estaba a la cabeza de los cilindros.


El modelo Fiesta tenía dividida en dos la apertura de la puerta trasera. Por un lado la luneta se iba para arriba y por otro la parte de metal abría para abajo. Se podía reclinar el asiento el asiento trasero para aumentar la superficie de carga. La capacidad de carga máxima era de 64,4 pies cúbicos, algo así como 1,8032 metros cúbicos.


Los levantavidrios eléctricos, la dirección asistida y la caja de cambios automática no eran elementos que venía estándar de fábrica, había que pedirlos como opcionales. La próxima entrega, que será la última de los Olsmobile 1957, hablará sobre los Starfire 98 que integraban el tope de la gama.


Un agradecimiento a Julián Pérez por su inefable ayuda con el escaneo de las imágenes de esta nota.

Mauricio Uldane