jueves, 30 de junio de 2016

El primer Ford A

Los conocedores de la historia de la empresa estadounidense Ford Motor Company sabrá de la existencia del Ford A del año 1903. Este nació 24 años antes que su homónimo del año 1927 y fue el que inició la actividad de la empresa de Henry Ford. Pero tampoco fue el primer automóvil que llevó la construyó Ford.

Ford A Runabout del año 1903.


Henry Ford construyó su primer automóvil en el año 1896 conocido como Quadricycle (cuadriciclo) que podía alcanzar los 32 kilómetros por hora y que fuera mejorado en el año 1898. Pero antes de fundar la Ford Motor Company tuvo otras dos empresas que quebró. Así fueron los antecedentes, dos fracasos, y lo que logró que los inversores se interesaran en Henry Ford fue un automóvil de carreras.

Junto a su amigo Tom Cooper fabricaron dos grandes automóviles de carrera. El 999 y el Yellow Arrow (flecha amarilla) esto fue a principios del año 1903. Ambos automóviles con un motor de cuatro cilindros. El automóvil 999 ganó el Diamond Trophy al mando del famoso piloto Barney Oldfield. Esto fue la plataforma para que naciera la Ford Motor Company. A una semana de la carrera, el 16 de junio de 1903, nacía la empresa que sería famosa por fabricar el mítico Ford T.

Ford A Tonneau del año 1903.

Los inversores que le habían dado las espaldas, a Henry Ford, en dos ocasiones por los automóviles que había él diseñado y no se vendieron como se esperaba. Casi vuelve a suceder lo mismo con el Ford A del año 1903. Con un capital de 28.000 dólares arranca la Ford Motor Company.

Fueron 13 los inversores que se interesaron en los automóviles de Henry Ford. Entre ellos estaban un empresario del carbón, Alexander Malcomson, un hombre de negocios, James Cuzens, los hermanos Horace y John Dodge (que fabricaban motores antes que automóviles) y joyero, abogados, carpinteros y hasta un fabricante de fusiles de aire comprimido.

Henry Ford arrancó la producción del Ford A en el año 1903 sin tener un solo pedido. En contra de la costumbre, por ese entonces en el mercado de Estados Unidos. Se puso a fabricar el Ford A sin ventas anticipadas. En un mes la empresa naciente solo contaba con 223 dólares en su haber. La quiebra volvía a sobrevolar a Henry Ford.

Chasis del Ford A de 1903.

Pero el doctor E. Pfennig de Chicago se puede considerar el benefactor de la Ford Motor Company, al adquirir por 850 dólares el primer Ford A vendido por la empresa. Eso logró destrabar el arranque de la producción a mayor escala. Luego de esto las ventas aumentaron progresivamente hasta alcanzar las 1.700 unidades vendidas.

El número que nos puede parecer exiguo, ahora en el siglo XXI, era importante para esa época donde el proceso de armado era muy artesanal. Muy lejos estaba Henry Ford en pensar en la producción en serie. En eso, por aquel tiempo, estaba trabajando un contemporáneo, Ransom Eli Olds, en la empresa Olds Motor Works. Olds fue el primero en usar la producción en serie, mucho antes que Henry Ford.

Lo que Ford logró fue perfeccionar el sistema de producción en serie establecido por Federico Winslow Taylor. De esta manera se popularizó la cadena de montaje. Pero ya antes había existido la producción en serie en la empresa de Olds. Incluso descentralizando la fabricación de partes por fuera de la empresa madre.

Motor de dos cilindros opuestos del Ford A de 1903.

Volviendo al primer Ford A este tenía un motor de dos cilindros horizontales refrigerado por agua con una potencia de 8 HP. La transmisión era por cadena con un cambio epicicloidal de 2 relaciones. Acá hay que mencionar que el público estadounidense siempre fue renuente a usar los cambios. Por eso el éxito del Ford T de no tener que hacer cambios de marchas.

De este Ford A se hicieron dos versiones: Runabout y Tonneau. De ambos tenemos las imágenes tomadas de un catálogo de la empresa Ford Motor Company, que generosamente me envió Jorge López, un seguidor de Archivo de autos.

También tenemos dos imágenes más que son el chasis sin carrocería y el motor que estaba ubicado debajo del piso de la carrocería. Mientras que el radiador, primitivo, estaba ubicado en el frente del automóvil. Lo que tenía este primer Ford A era, que en cambio del timón, o cola de vaca, presentaba un volante. No era tan usual en esos años.

Conocimos el primer Ford A, que no es el que tenemos en la mente, la mayoría de los argentinos. Esto es porque el segundo Ford A, el de finales de la década del veinte, tuvo el segundo puesto en unidades vendidas, en Argentina, detrás de Estados Unidos. Por eso esa fuerte imagen. Pero hoy vimos el primero de los Ford A y gracias a un viejo catálogo de la Ford Motor Company.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:


Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.