viernes, 6 de mayo de 2016

Motores Tornados argentinos a Estados Unidos

Me llamó la atención esta vieja publicidad de la empresa automotriz argentina IKA (Industrias Kaiser Argentina SA). En especial cuando la redescubrí en mi archivo de imágenes y datos. La tenía olvidada. Con ese afán, de la juventud, de juntar la mayor cantidad de datos posibles sobre los autos, es que la guardé.

Publicidad de la revista Análisis del año 1966.


Ahora con el correr de las décadas comienzo a entender la historia de la industria automotriz argentina. Con sus aciertos y errores. Pero no reconocer la tarea pionera de IKA es no querer conocer la historia de los autos en Argentina.

Uno al ver esta vieja publicidad puede pensar en una estrategia de marketing, tan usual en estos tiempos que corren, y en todos los ámbitos, hasta los políticos. Pero al indagar un poco, para corroboran cierta veracidad en los hechos, se topa con la historia.

El motor Tornado nació en Estados Unidos, eso es historia sabida. Y nació como motor para vehículos utilitarios de la Kaiser Jeep Corporation hacia el año 1963. Pero se lo dejó de usar en utilitarios en el año 1965, aquí aparece IKA, aunque se lo siguió fabricando para uso militar. En el año 1966 se lanza el Torino en Argentina, este año se cumple 50 años.

Al parecer el ejército de Estados Unidos usó estos motores para vehículos desde el año 1963 y hasta el año 1969. Entonces es donde esta publicidad de agosto de 1966, y cuando el Torino todavía no existía, toma credibilidad.

Según dice el texto “un vasto pedido realizado por el Ejército de los Estados Unidos a Kaiser Jeep Corporation, solicitando específicamente Motores Tornado OHC”. Claro, en el país del norte ya no se lo usaba en utilitarios civiles, pero IKA ya lo fabricaba desde el año 1965.

No sé si esa cantidad de motores, 20.680, salieron de la planta de Santa Isabel en la provincia de Córdoba, con destino a Estados Unidos. Pero tan solo fuera uno solo nos demuestra el nivel alcanzado por la industria argentina en aquellos años. Este tipo de exportaciones existieron, y de otras empresas automotrices, pero parece que el paso del tiempo se las tragó.

No es un nacionalismo barato. Sino para demostrar que los niveles alcanzados entre las décadas del sesenta y setenta en la industria automotriz argentina tenían calidad internacional. Tal vez faltaban controles de calidad, seguro que sucedía. Pero la calidad del producto final era, a veces, comparable con el vehículo en su país de origen.

En otros casos estaba mejorado por cuestiones de mercado interno o por los malos caminos, como pasó con los primeros Renault Dauphine, a los cuales les reforzaron el tren trasero o el espesor de la chapa. Algo parecido ocurrió con el Renault 4.

Por eso cada tanto conviene pegar una mirada sobre esto, más que quedarse con las líneas de una carrocería o los gratos recuerdos de un modelo de una marca determinada del pasado. Sin fanatismos, pero con los datos históricos en la mano. Para valorar lo que tuvimos.

Tanto que el Jeep de IKA llegó a tener el 96% de sus autopartes de origen argentino. Eso en el actual panorama mundial de la industria automotriz es impensable de lograr. Un auto actual es una sumatoria de autopartes de otros países o regiones.

Reflexionemos que tuvimos una gran industria automotriz local, sin importar las marcas o los modelos, la perdimos. Y muchos de los técnicos especializados, que la propia industria logró generara, terminaron sus vidas en otros países. Muchos fueron a parar a nuestro vecino Brasil con mejores condiciones laborales.

Ahora las condiciones económicas y sociales mundiales cambiaron. Las grandes empresas automotrices buscan el costo-beneficio sobre todas las cosas. Sin importarles en que país se produzcan sus autos. Total tienen los canales aceitados para venderlos en todo el mundo.

La vieja publicidad de los motores Tornados exportados a Estados Unidos salió publicada en la revista Análisis número 281 del 1 de agosto de 1966. Creo que es una pieza histórica que no muchos argentinos conocen y por eso decidí publicarla, para que se la conozca.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:


Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.