martes, 6 de enero de 2015

Los Renault 3 y 4 franceses

Régie Nationale des Usines Renault presentó el 10 de octubre de 1961, en el Salón del Automóvil de París, los Renault 3 y 4. En Argentina tendríamos que esperar dos años para tener la versión local del Renault 4. El modelo 3 nunca se fabricó en Argentina ya que fue solo para el mercado francés.

Renault 4 de 1961. 


Los números 3 y 4 corresponden a los caballos fiscales franceses y nada tienen que ver con la potencia de las dos versiones de este auto utilitario, al igual que el famoso Citroën 2 CV. La empresa Renault hizo un cambio radical en este nuevo modelo de automóvil: pasó todo el grupo propulsor adelante. Hasta ese momento sus autos utilitarios eran de motor y tracción trasera. Ahora eran todo lo contrario y sentaría la base de los próximos autos de la marca por varias décadas futuras.

Había dos versiones del motor derivado del Renault Dauphine, un motor de 600 centímetros cúbicos, para el Renault 3, y otro de 747 centímetros cúbicos para el Renault 4. Ambos motores eran de cuatro cilindros en línea de ubicación delantera longitudinal por detrás del eje delantero, con la caja puente por delante.

Los Renault 4 y 3 de 1961 vistos desde arriba. 
El Renault 3 es el que no tiene la tercera ventanilla lateral. 

El motor más grande, el que correspondía al Renault 4, tenía una cilindrada de 747 centímetros cúbicos con una potencia de 27 HP a 4.500 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 8,5:1. El diámetro de los cilindros era de 54,5 milímetros y la carrera de los pistones era de 80 milímetros.

El Renault 3 solo se ofrecía para el mercado francés, con una cilindrada de 600 centímetros cúbicos. Este modelo era fácilmente identificable por carecer de la tercera ventanilla lateral. Además los faros traseros eran todos de plásticos a diferencia del primer modelo de Renault 4 que una parte era de metal.

Renault 4 de 1961 demostrando la gran capacidad de carga.

La caja de velocidades era de 3 velocidades más marcha atrás, en ambos modelos, al igual que en el Renault Dauphine que se fabricó en Argentina. Las multiplicaciones finales de las diferentes marchas eran las siguientes: primera, 15,7:1; segunda, 7,6:1 y tercera, 4,2:1. Ambos modelos, 3 y 4, tenían la característica de tener la palanca de cambios ubicada en el tablero, al igual que el Citroën 2 CV.

La suspensión era independiente en las cuatro ruedas por barras de torsión, que en el eje delantero eran longitudinales y en el eje trasero eran transversales. Eso era lo que provocaba que tuviera diferentes distancias entre ejes del lado izquierdo y el derecho. Unos 48 milímetros más corto del lado derecho del automóvil. Esto mismo se repetía en el Renault 6. Completaban el sistema de suspensión amortiguadores hidráulicos en las cuatro ruedas. Adelante tenían triángulos superiores e inferiores, mientras que en el eje trasero eran brazos arrastrados. Se completaba con barras estabilizadoras en ambos ejes.

Las medidas del Renault 3 y 4 de 1961 eran las siguientes: largo, 3.658 milímetros; ancho, 1.485 milímetros; alto, 1.460 milímetros; distancia entre ejes, 2.349 milímetros para el lado derecho y para el lado izquierdo, 2.397 milímetros; trocha delantera, 1.222 milímetros y trocha trasera, 1.203 milímetros.  El peso para el Renault 4 era de 600 kilogramos y su diámetro de giro era de 8.534 milímetros. Los neumáticos era de la medida 145 x 13 pulgadas.

El motor del Renault 4 de 1961.

La carrocería de ambos modelos presentaba un techo corredizo partido al medio y sus asientos eran rudimentarios. Una tela o lona que recubría la estructura metálica, como en los primeros modelos del Citroën 2 CV que se fabricaron en Argentina. La capacidad de transporte de pasajeros era de 4 plazas. El sistema eléctrico era de 6 volts a 60 amperes por hora y sus paragolpes eran simples caños finos.

Este modelo de la Renault, en ambas versiones, era un auto utilitario que rompía con algunos moldes en materia de carrocería. Algunos lo encuadraban como berlina y otros como rural. Hoy, con el paso de las décadas, tenemos un poco más claras las cosas y diríamos que es un sedan cinco puertas, por el portón trasero. En realidad era uno de los primeros dos volúmenes que nos comenzaba a dar la industria automotriz mundial. Ya nos hemos acostumbrados a este tipo de vehículos, pero en los inicios de la década del sesenta era toda una novedad.

Incluso era una novedad, aunque ya otros automóviles la habían usado, la suspensión mediante el uso de barras de torsión. Se lograba una suspensión blanda y confortable a un bajo costo, ideal para un automóvil utilitario, que ni siquiera tenía techo de chapa. Este tipo de techo no lo conocimos en Argentina, cuando IKA (Industrias Kaiser Argentina SA), lanzó el noviembre de 1963 el Renault 4, pero con un motor más potente.

El Renault 3 no estuvo mucho tiempo a la venta en Francia, uno o dos años, luego fue discontinuado y el que perduró en el tiempo, y por varias décadas, fue su hermano el 4. Hasta entrada la década del noventa se lo siguió fabricando en algunos países europeos más desarrollados. Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas de la revista Parabrisas número 15 de febrero de 1962 y del número 16 de marzo de 1962.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.