jueves, 21 de enero de 2016

Peugeot para un monarca

Que las empresas automotrices europeas fabricaron unidades para monarcas de todo el mundo no es una novedad. Cuando pensamos en automóviles para la realeza, en el pasado, nos viene a la mente el Rolls-Royce. Pero hubo otras marcas europeas que hicieron automóviles por pedido de reyes, condes, barones y beyes. Los beyes eran los monarcas de Túnez y la empresa Peugeot fabricó un único ejemplar del Type 4 en el año 1892 para el bey Ali III ibn al-Husayn. Hoy veremos cómo era ese automóvil de finales del siglo XIX.

Peugeot Type 4 del año 1892 fabricado para el bey de Túnez.


Antes de contar cómo era ese Type 4 de 1892 conozcamos un poco de la historia de la marca Peugeot en Francia. Los fierreros sabemos que es una de las marcas automotrices más viejas del mundo. ¿Pero sabemos de donde venían los Peugeot? Porque Peugeot es un apellido francés ligado a la industria metalúrgica mucho antes que a la automotriz.

En la segunda mitad del siglo XIX los hermanos Jean-Pierre y Jean-Frédéric Peugeot se dedicaban a la fundición de acero en la localidad de Moulin de Sous-Cratet. Los dos hermanos eran hijos de Jean Jacques Peugeot que muriera en el año 1741 y ya por entonces era un activo industrial de Montbéliard que recién en el año 1795 pertenecerá a Francia.

Así en el año 1810 los hermanos Jean-Pierre y Jean-Frédéric se asociaron para crear su fundición de acero y de esta manera dar la base para las industrias Peugeot. La visión empresarial de Jean-Pierre Peugeot lo impulsó a realizar laminado en frío del acero. Gracias al desarrollo de las máquinas a vapor lograron que la industria de laminado prosperara de la inicial de solo 10 empleados a tener varias fábricas en toda Francia.

Los dos hermanos Peugeot fueron ayudados por sus siete hijos para lograr el crecimiento industrial dentro del país. Para después de 1840 ya fabricaban acero laminado, hojas de sierra, herramientas manuales máquinas agrícolas y molinos de café (el café tuvo un importante desarrollo en la industria europea). Recuerdo que cuando se abrió la importación descontrolada en Argentina a partir del año 1979 llegaron a estas tierras herramientas Peugeot. Alguno me dijo “mirá lo que fabrica Peugeot ahora”. Tuve que explicarle que antes de producir automóviles hacían herramientas manuales, como acabamos de ver.

También fabricaron bicicletas, y lo siguen haciendo, pero fue a partir del año 1857. Como también los triciclos y los velocípedos. Pero acá fueron Eugene y Armand Peugeot los que comenzaron a observar esto de las bicicletas como la veta a seguir en la modernidad de la empresa. Tanto que Armand Peugeot es quien se vuelca a fabricar un cuatriciclo a vapor, que el 17 de febrero de 1890,  estuvo listo para ofrecérselo a los clientes.

Armand pronto descubrió que el futuro del automóvil, o carruaje sin caballos, no iba por el lado del vapor sino por los motores de combustión interna. En ese mismo año fabrica un automóvil con un motor de 2 cilindros en V con 8 HP. Imagino que ese motor pudo ser un Daimler. Gottlieb Daimler, junto con Karl Benz, fueron los primeros constructores de motores a explosión, con el ciclo Otto, en proveer a muchas empresas de Europa que comenzaban a darle forma a la industria automotriz en el continente.

Lo interesante de este primer automóvil Peugeot era que estaba equipado con una caja de velocidades de cuatro marchas y lograba alcanzar los 25 kilómetros por hora. Velocidad alta para los estándares de la época. Eran años que una bicicleta era más rápida que estos primeros carruajes sin caballos. Este primer automóvil de Armand Peugeot estuvo presente en la carrera de bicicletas de París-Brest-París en la totalidad de su recorrido con un promedio de 13,5 kilómetros por hora. Claro que sin contar con todos los inconvenientes que padecían estos primeros automóviles rudimentarios.

Llegamos al año 1892 y aparece en escena el bey de Túnez Ali III ibn al-Husayn que le encarga a la empresa Peugeot un automóvil que era más parecido a un carruaje al que le sacaron las varas y el caballo. Hasta la carrocería copiaba el diseño de los carruajes. Ese diseño era vis-a-vis. Es decir que dos pasajeros iban de espalda al sentido de circulación mirando a la cara al conductor y su acompañante.

El automóvil fabricado para el bey de Túnez era un Type 4 que fue decorado con flores en su carrocería y grabados de metal. Dada su decoración floral fue conocido como Marguerite (margarita). Solo se realizó un ejemplar en el año 1892. El año anterior Túnez se convirtió en un protectorado francés hasta el año 1956. Y Ali III ibn al-Husayn, el bey de Túnez, fue la persona que firmó el acuerdo con el gobierno de Francia.

El Peugeot Type 4 tenía un motor de 2 cilindros en V de la marca Daimler ubicado en la parte posterior y con tracción por cadena, como se aprecia en la fotografía. Además su potencia era de 4 CV a 1.000 revoluciones por minuto con una cilindrada de 1.018 centímetros cúbicos. El diámetro de los cilindros era de 72 milímetros y la carrera de los pistones de 125 milímetros.

Tenía una caja de velocidades de 3 marchas hacia adelante y marcha atrás. El embrague era de conos de cuero muy habituales para la época. Dos cadenas, a ambos lados, eran las encargadas de transmitir la potencia a las ruedas traseras.

Las dimensiones del Peugeot Type 4 de 1892 eran un largo de 2.650 milímetros, un ancho de 1.450 milímetros, una altura de 1.400 milímetros y una distancia entre ejes de 1.630 milímetros. El peso era de 520 kilogramos y podía alcanzar los 25 kilómetros por hora.

Por supuesto que no tenía volante sino un manillar con dos pomos de madera para poder conducir las ruedas delanteras. Las cuatro ruedas, de diferentes diámetros entre las delanteras y traseras, estaban recubiertas de goma maciza.

La suspensión delantera era mediante eje Ackerman y la trasera con elásticos semielípticos. El freno actuaba sobre la transmisión y por correa. La bocina era de pera de goma y los faros era mediante el uso de carburo. Además tenía una capota que se podía plegar.

Actualmente el Peugeot Type 4 del año 1892, que se construyó para el bey de Túnez se conserva en el Musée de l’Aventure Peugeot en Sochaux en Francia. Por suerte para que podamos ver cómo eran esos primeros automóviles, o mejor dicho, carruajes sin caballos de finales del siglo XIX. La fotografía fue tomada de la tapa de la revista Automundo número 31 del 27 de octubre de 1965.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:


Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.