jueves, 14 de mayo de 2020

Chasis para carrozar

Muchas automotrices durante el siglo pasado ofrecían chasis, de algunos de sus modelos en producción, para ser carrozados por terceros. No todas las marcas lo hacían, y menos con todos sus modelos. Pero sí hubo automotrices chicas, o medianas, que nunca ofrecieron sus modelos con carrocerías propias.
 
De arriba abajo: Fiat 520 y Ansaldo Tipo 10,
ambos chasis del año 1927.

Marcas como Rolls-Royce, Delage, Bugatti o Fiat ofrecían algunos de sus modelos, en especial los de alta gama, para ser carrozados por terceros. Esto fue una práctica usual hasta la década del treinta. La automotriz entregaba a su red de concesionarios los chasis de un determinado modelo para ser carrozado por cuenta del comprador.

De esta forma se compraba el chasis, tal como se aprecia en las dos viejas fotografías que ilustran esta nota de la sección “Auto Antiguo”, y el nuevo dueño se encargaba de llevarlo a un carrocero de su elección. Por eso algunos modelos, de algunas marcas, no tienen una carrocería igual a la otra.

Algunos de estos carroceros habían iniciado sus actividades en el siglo XIX realizando carruajes tirados por caballos o vagones para uso ferroviario. De ahí que las primeras carrocerías de los automóviles, que en los inicios, a finales del siglo XIX, que se los llamaba carruajes sin caballos, tuvieran similitudes.

Tanto que muchos modelos de carrocerías tenían la misma denominación que cuando los caballos eran los “motores” de ese tipo de transporte de personas y mercaderías. Incluso algunas denominaciones las seguimos usando en pleno siglo XXI, como el término “coupé”, o “cupé”.

Algunos diseños de carrocerías de la época de la tracción a sangre se mantuvieron por varias décadas en los automóviles. Lo mismo que los materiales para su construcción. De ahí que tuvieran tanta madera en sus carrocerías y chasis. Un dato que muchos, tal vez no conozcan, es que algunas marcas de automóviles realizaban sus primeros chasis en madera, tal como un carruaje tirado por caballos.

La diferencia estaba en que lo recubrían con chapa. Pero los interiores y pisos estuvieron realizados en madera por muchos años. No era solo en las pequeñas y medianas automotrices, sino que las grandes también usaban madera en la construcción de sus respectivos modelos. En especial los utilitarios o de bajo costo de venta.

Las carrocerías totalmente metálicas se comenzaron a ver recién en la década del veinte del siglo XX. En esos modelos se lo publicitaba como un gran adelanto tecnológico. Antes los automóviles eran totalmente abiertos y con techos de lona. Hubo una variante de carrocería, cupé de Ville, donde el chofer estaba a la intemperie.

En este caso hablamos de autos de lujo, hoy diríamos de alta gama, pero esto también se reproducía en muchos modelos fabricados para ser taxis en las grandes ciudades de Europa. La ubicación del volante a la derecha, en los primeros automóviles, es un resabio de la ubicación del conductor de los carruajes tirados por caballos en el pescante.

Eso se estableció para que el conductor no dañara a peatones, o conductores de otros carruajes, cuando utilizaba el látigo. También de la ubicación del volante a la derecha viene que tanto la palanca de cambios, como la del freno de mano, estuvieran fuera del vehículo. Recuerden dónde estaba ubicada la gran palanca de freno de las diligencias que nos cansamos de ver en las películas del lejano oeste.

En la fotografía inferior se ve la palanca de cambios y el freno de mano ya ubicados en el centro del habitáculo. Eso se comenzó a ver en modelos con volante a la izquierda, o la derecha, y ya más cerca del inicio de la década del veinte. Pero había otro dato, que muchos lectores, tal vez no sepan.

Cuando la empresa Cadillac Motor Car Company presenta en el año 1912 el arranque y los faros eléctricos, que le permitió ganar por segunda ver el Dewar Trophy en el año 1914, comenzó la etapa del sistema eléctrico en los automóviles. La marca Cadillac, además de ser de lujo, era de avanzada por los adelantos tecnológicos que ofrecía en sus modelos.

Al aparecer los primeros sistemas eléctricos, que prontamente toda la industria automotriz mundial tomó para sus modelos, algunas marcas lo montaron de fábrica, otros lo ofrecieron como opcional, pero algunas fueron un paso más allá. Como ofrecían sus chasis para que los “vistiera” un carrocero, entregaban las unidades para que un taller, o empresa externa, montara el sistema eléctrico.

De ahí que un modelo de finales de la década del diez puede tener distintos sistemas eléctricos dependiendo que empresa hubiera elegida por el comprador de ese modelo. Ya no era carrozar el automóvil, que podía tener su carrocería de fábrica, sino que se le instalaba el sistema eléctrico por fuera de la automotriz que lo había fabricado.

El arranque eléctrico, como el sistema de iluminación y bocina, fueron opcionales en muchas marcas y modelos por varios años. Algunos propietarios se resistían al uso de una batería y seguían con el viejo sistema de iluminación por acetileno, como dándole manija para arrancar su autos. Para hacerse oír en la calle se usaba una bocina de pera de goma…

Los tiempos cambiaron, y mucho, a lo largo de las décadas del siglo XX. Por eso me pareció interesante que los lectores conocieran estas particularidades de los viejos autos que supimos conseguir. No tengo el dato que los dos chasis que ilustran esta nota fueran de esos para carrozar, lo cierto que era una imagen habitual en muchos concesionarios del pasado.

La fotografía superior nos muestra a un Fiat 520 con motor de 6 cilindros en línea con una cilindrada de 2.144 centímetros cúbicos. El block tenía válvulas laterales con encendido por distribuidor. Este era el primer modelo de la marca de Turín en usar este sistema de encendido. El modelo fue presentado en los Salones de París y Londres en el año 1927.

En cambio la foto inferior nos muestra el chasis de un Ansaldo Tipo 10, del año 1927, con motor de cuatro cilindros en línea con válvulas a la cabeza con una cilindrada de 1.450 centímetros cúbicos. Este modelo tenía suspensión delantera con un único elástico semielíptico transversal, que era característico de la marca italiana. En esta caso la fotografía fue tomada de la revista “Motor Italia”. Ambos viejas fotos fueron publicadas en la Enciclopedia Autorama del año 1968.

Si te interesa colaborar con Archivo de autos auspiciando alguna nota, como seguidor, o poniendo publicidad, te dejo el siguiente enlace para tu información: 

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #AutoAntiguo, #chasisparacarrozar, #Fiat520, #AnsaldoTipo10

No hay comentarios.:

Publicar un comentario