domingo, 3 de marzo de 2019

Triseñal, un semáforo para el auto

Algunos accesorios que estaban al alcance de los fierreros en los años sesenta, no dejan de ser extraños, o al menos curiosos. En este particular caso es un semáforo en miniatura, llamado Triseñal, para colocar detrás de la luneta.


El escueto texto, que fuera publicado en la revista Parabrisas número 16 del mes de marzo de 1962, no dice nada de su funcionamiento. Imagino que estaba conectado a las luces de freno. Todo indica que tenía tres colores en su semáforo de plástico.

Según lo que dice la caja de cartón en el que venía embalado no se necesitaba de llave, ni de botones adicionales. Se colocaba en la luneta trasera para que fuera visto por el conductor que venía detrás de nuestro automóvil.

No deja de ser un accesorio por demás curioso y tener una de estas piezas, en la actualidad, pasa a ser algo histórico. En el breve texto, que no es más que un epígrafe, se mencionaba que se podía comprar el Triseñal en el comercio de nombre Danor, que estaba ubicado en el local 90 de la Galería Santa Fe, ubicada en la Avenida Santa Fe 1660 de la ciudad de Buenos Aires.

Incluso figura el número de patente, en la caja de cartón, del Triseñal: número 39.055. Por lo que se aprecia en la foto el cable provisto por el fabricante era bastante largo, ya que tenía que ser colocado en la parte trasera del automóvil.

Este producto salió publicado en la sección, de la mencionada revista mensual, “Novedades desde el parabrisas” y las fotos eran autoría de Emilio Melluso. Esta sección no tenía avisos agrupados, sino que mostraba accesorios, productos y demás para el automóvil con fotografías y los datos necesarios para adquirirlos.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #Accesoriosyalgomás, #Triseñal, #semáforoenminiatura,

No hay comentarios.:

Publicar un comentario