domingo, 17 de enero de 2016

¿Qué carrocería tiene mi auto clásico?

Hace mucho tiempo, en esta misma sección, “Un poco de historia”, vimos una clasificación de carrocerías. Primero de la viejas denominaciones, heredadas de los carruajes tirados por caballos, y las que se comenzaron aplicarse a los automóviles en el siglo XX. Hoy ahondaremos un poco más en el tema con otra visión y con los dibujos que realizaran Luis M.G. Varela para la revista Automundo a mediados de los años sesenta.

La evolución de la carrocería de la cupé, desde los carruajes tirados por caballos
 pasando por el Baker eléctrico del año 1905 para terminar en una cupé
Graham del año 1932. Dibujos tomados de la revista Automundo número 29.


La palabra “coupé”, del francés, daría origen a “cupé” y era un tipo de carruajes tirado por caballos cerrado de dos asientos y con dos puertas laterales. El significado de la palabra francesa era cortada, porque la palabra “coupé” es del género femenino.

Sí, en femenino porque tanto en francés, como en italiano, la palabra “auto” es del género femenino, como coupé. También la palabra carruaje (voiture en francés) es femenino y por lo tanto “la máquina” auto pasó a ser del mismo género. Los italianos hablan de la máquina para referirse a los automóviles que son masculinos en el español.

De arriba, abajo: roadster con las ventanillas desmontables; cabriolet
 o convertible de dos puertas y cuatro plazas; cupé con techo duro de
quita y pon conocido como Hardtop y una cupe spider Alfa Romeo Giulia.
Dibujos y fotos de la revista Automundo número 27. 

Los primeros carruajes sin caballos, primera denominación de los automóviles, tuvieron motor trasero con la tracción en el mismo lugar. Hubo algunos intentos de motor y tracción delanteros, pero fueron muy aislados. La tendencia fue poner el motor atrás porque era más fácil traccionar el vehículo por la utilización de cadenas.

Cuando se mejoraron las transmisiones, aunque se seguían usando cadenas, los motores pasaron a la parte delantera de los automóviles, ya se los comenzaba a llamar de esa forma, a principios del siglo XX. Con la aparición de chasis más largos y robustos las carrocerías comenzaron a fabricarse cerradas.

Los antiguos automóviles eran descubiertos y lo siguieron fabricando de esa forma hasta bien entrada la década del veinte. Recién en los años veinte es cuando comienzan a aparecer las carrocerías metálicas y estas se hacen populares. De ahí es cuando los automóviles comienzan hacerse mucho más confortables en cualquier estación climática y bajo diferentes condiciones meteorológicas.

Cupé de dos puertas y dos plazas con motor delantero y tracción trasera.
Dibujo de la revista Automundo número 29.

Pero aunque los automóviles del siglo XX tenían mejores carrocerías, en los primeros años, seguían copiando el diseño de los carruajes tirados por caballos. Muchos, en especial los de lujo, tenían el puesto de conducción al descubierto con un techo que era una saliente de la parte trasera, donde iban los pasajeros.

Con el correr de los años las cupés tomarían su sabor deportivo. En Estados Unidos se hizo popular un tipo de cupé deportiva con un asiento extra al abrir la tapa del baúl. Que se conocía, en Argentina, como el “asiento de la suegra”. La tapa del baúl tenía el interior acolchado y tapizado en cuero, mientras que el cojín estaba en el interior. Si eran chicos podían viajar dos y en los modelos más lujosos cabían dos adultos perfectamente.

Cupé de dos puertas y cuatro plazas con motor y tracción traseros.
Dibujo de la revista Automundo número 29.

Ahora el tema es con las plazas destinadas a los pasajeros. Podemos encontrarnos con cupés de solo dos plazas, que los puristas dicen que lo más cercano al origen de la carrocería. O tener cuatro plazas para adultos o ser un 2+2 que en realidad indica que, si bien son técnicamente cuatro plazas, las delanteras son para dos adultos y las traseras para dos menores. Aunque en viajes cortos dos adultos puedan alojarse a costa de contorsionar sus cuerpos.

A mi juicio hay cupés de dos plazas que tienen un asiento trasero que es nada más que de vista porque ni siquiera un chico podría estar cómodo en la parte trasera. En realidad son asientos para transportar el equipaje que no entra en el pequeño baúl que suelen tener esas cupés. En algunos casos, como ser los roadster, el espacio trasero, correspondiente al baúl, se encuentra ocupado en parte con el techo plegable de lona que se aloja allí.

El roadster es un automóvil abierto de dos plazas con el techo removible de lona. Las ventanillas son de vidrio laterales corredizos y desmontables, que pueden llegar a ser de un material plástico como el plexiglás. En los años sesenta era un automóvil deportivo usando en rallyes en Europa. Era una carrocería muy usada en Gran Bretaña. Algunos ejemplos: Morgan 4 plus 4, MG Spitfire, Austin Healey, Daimler 250 P, Lotus Seven o Lotus Elan.

Falso cabriolet de dos puertas típicamente estadounidense.
Dibujo de la revista Automundo número 29.

Otra variante de la cupé es hardtop o techo duro. Lo distintivo de esta carrocería es la capacidad de poder remover el techo. Techo que puede ser de metal o material plástico y para algunos modelos cabriolet o roadster era un opcional de fábrica como el Mercedes Benz 230 SL, el Renault Floride o el Fiat 850 Bertone. También en Estados Unidos se usó este tipo de carrocería nada más que a lo grande como era su costumbre.

Mencioné el cabriolet que según el mercado puede llamarse convertible, como en Estados Unidos, o drophead coupé en Gran Bretaña. Esta carrocería es de dos puertas con techo de lona o vinilo plegable que puede tener cuatro plazas, dos más que la cupé.

En el dibujo se aprecia el esquema de cómo desciende el vidrio en
un falso cabriolet de dos o cuatro puertas sin parantes. Así bajan los
vidrios de las puertas traseras de un Chevrolet Bel Air de 1958
sin parantes. Dibujo de la revista Automundo número 29.

La carrocería spider fue típicamente italiana y que se tomó de una carrocería de carruajes tirados por caballos de Gran Bretaña. Pero que no fue usada por los ingleses. Técnicamente es similar al cabriolet pero con un espíritu más deportivo que también es abierto de dos puertas y dos plazas. Los ingleses la denominaban two-seater (dos asientos) y en otras partes de Europa se la denominaba cabriolet-roadster. Los ejemplos de esta carrocería son el Alfa Romeo Giulia Spider, la Maserati 3500 GTI o la Ferrari 275 GTS.

A esta altura del partido convertible, cabriolet, roadster y spider pueden parecernos sinónimos. En Argentina tuvimos el único spider fabricado en serie, que fue el único automóvil convertible de fábrica, el Fiat 800 Spider. Pieza buscada por los amantes de los autos clásicos argentinos, aunque muchos no lo son y fueron Fiat 800 Coupé con el techo cortado.

También tenemos el falso cabriolet de cuatro puertas que solo lo vimos en automóviles estadounidenses con 5 o 6 plazas, por tener la palanca de cambios al volante y el asiento delantero enterizo. Lo llamativo de esta carrocería es no tener parantes. Por eso en Estados Unidos se llamaban Four Door Hardtop. Todas las grandes marcas estadounidenses tuvieron sus modelos que respondían a esta carrocería. Un dato: el Chevrolet Bel Air del año 1958 venía con esta carrocería si tenía motor de 6 cilindros. En cambio si el modelo montaba un motor V8 la carrocería tenía parantes.

Limusina Rolls Royce Phantom V y debajo el interior del
Fiat 2300 President carrozado por Francis Lombardi de los años sesenta.
Dibujo y foto de la revista Automundo número 31.
 
También estaba el falso cabriolet de dos puertas similar al anterior con dos puertas menos. En Estados Unidos se conocía esta carrocería como Coupé de Ville. Hubo varios modelos de la marca Cadillac que trajeron este tipo de carrocería. Entre los automóviles europeos encontramos al Auto Union 3=6 Sunderklasse o Sunbeam Rapier.

Un convertible que se conoció en Estados Unidos fue el de cuatro puertas y cuatro plazas con el techo plegable que se alojaba en la parte trasera. El Lincoln Continental fue la máxima expresión de este tipo de carrocería con las puertas traseras con apertura contra el viento (puerta suicida). Además estas puertas traseras tenían un sistema eléctrico que las bloqueaba cuando el automóvil estaba en marcha para impedir su apertura accidental.

Automóvil sport europeo de dos puertas y dos plazas con motor
y tracción traseros. Debajo se aprecian un Maserati Sport de los años
1954 y 1955 y la Serenissima 358/v del año 1965. Dibujos de la
 revista Automundo número 31.

Las limusinas, tan en boga en Estados Unidos, también tuvieron su origen en una carrocería de un carruaje tirado por caballos, pero en Europa tenía un tamaño más racional. Sin bien era una carrocería más larga no tenía las dimensiones exageradas de las limusinas estadounidenses. Básicamente es una carrocería de cuatro puertas, aunque puede tener más como en Estados Unidos, con dos filas de asientos fijos y una rebatible, trasportines. Esto en las estadounidenses puede llegar al delirio.

Un ejemplo europeo de limusina fue la que el carrocero Pininfarina diseñó sobre un Lancia Flaminia que se destinó al traslado de la Reina de Inglaterra en su visita a Italia en el año 1960. Otro carrocero, Francis Lombardi, hizo una limusina sobre la plataforma del Fiat 2300 que se denominó President. Este tipo de limusinas europeas era destinado a usos de dignatarios o para visitas protocolares.

Nos quedan dos carrocerías de automóviles que no eran de calle: Sport y Grand Prix. El sport europeo era un automóvil de solo dos plazas con el motor trasero destinado a las competencias. Desde el año 1960 la FIA (Fédération Internationale de l’Automobile, Federación Internacional del Automóvil) establece que este tipo de automóvil debe tener un parabrisas de al menos 15 centímetros de altura y un espacio de determinadas dimensiones para el equipaje. Ejemplos de automóviles sport eran la Ferrari 330 p2 o la Serenissima 358/v.

Automóvil Grand Prix de carrera para la categoría Fórmula 1 en los años
sesenta. Debajo el Lotus Coventry Climax de Fórmula 1 y la Ferrari 500 de
los tiempos de Juan Manuel Fangio. Dibujos de la revista Automundo número 31.

El Grand Prix (Gran Premio) es lo que conocemos como monoplaza de carrera. Dentro de este tipo de carrocería encuadran los Fórmula 1, por ejemplo. Pero también es la denominación para demás monopostos como fueron la Mecánica Nacional en Argentina o Mini junior. Variando las dimensiones y las cilindradas de acuerdo a las distintas categorías de competición.

Vimos un poco más en detalle, algunas de las carrocerías que estaban presentes en los años sesenta, no están todas. Hoy las cosas están un poco más complejas. Si bien se mantienen algunas denominaciones otras desaparecieron y tenemos nuevas categorías de carrocerías. Desde los monovolúmenes, algo casi desconocido en la década del sesenta, o los dos volúmenes tan habituales en nuestras calles en este siglo XXI. Pero también deberíamos incluir a los todo terreno, o 4x4, o las SUV (Sport Utility Vehicle, Vehículo Sport Utilitario), sin olvidarnos de las queridas rurales o station wagon. Pero esta nota es complementaria de las ya publicadas en Archivo de autos. Para los que les interesa el tema les dejo dos enlaces. El primero de las viejas carrocerías heredadas de los carruajes tirados por caballos y el segundo con la nomenclatura de todas las carrocerías existentes en la década del setenta:



Los dibujos que ilustran esta nota fueron tomados de la revista Automundo de los números 27 del 29 de septiembre de 1965, número 29 del 13 de octubre de 1965 y número 31 del 27 de octubre de 1965. Todos los dibujos son de la autoría de Luis M.G. Varela que fue colaborador de la publicación mencionada.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:


Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.