domingo, 3 de mayo de 2015

Los motores a través del tiempo

El motor de combustión interna, con el ciclo Otto, nació en las últimas décadas del siglo XIX. Su constante evolución durante el siglo XX la podremos a preciar con los motores de la marca Fiat, a lo largo de 70 años de historia de la industria automotriz europea, en este caso en Italia.

Motor Fiat 3 ½ de 1899 de 679 centímetros cúbicos. Fotografía de
la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968.


Los primeros motores de combustión interna fueron estacionarios y eso creía Gottlieb Daimler que sería el futuro. Se terminó de convencer con los avances de su compatriota Karl Benz y por la influencia de Wilhelm Maybach. A partir de ese momento las cosas comenzarían a cambiar mucho más rápido. Muchas empresas dedicadas a la construcción de armas y bicicletas, otro fenómeno de la época, se lanzarían a producir los primeros "carruajes sin caballo", así los llamaba la sociedad de la época.

La palabra automóvil se comienza a usar más hacia finales del siglo XIX, o principios del XX. La Fabbrica Italiana Automobili Torino (F.I.A.T.) fundada en el año 1899 con la compra de los bienes de la Ceirano Giovanni Battista & C., lanza su primer automóvil al mercado italiano que estaba basado en el Welleyes del mismo año.

Motor Fiat Brevetti de 1905 a 1912 de 3.052 centímetros cúbicos.
Fotografía de la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968.

Ese primer motor será el que arranca la historia de los motores que hoy veremos. El modelo de la F.I.A.T. se llamó 3 ½ HP del año 1899 tenía dos cilindros horizontales con una cilindrada de 679 centímetros cúbicos con una potencia que trepaba a los 4 CV a 400 revoluciones por minuto. La relación de compresión era de 4:1 el diámetro de los cilindros era de 65 milímetros y la carrera de los pistones de 99 milímetros. El block y los pistones estaban construidos en fundición mientras que el cigüeñal y las bielas en acero al carbono. Los cojinetes eran de bronce de metal antifricción, el encendido de disyuntores con bobina y acumulador.

Un párrafo aparte: cuando Archivo de autos publicó su primera transparencia, en enero de 2015, algún seguidor mencionó que el dibujo tenía una batería, por lo cual estaba errado. Bueno ahora tenemos la constatación técnica, que sí tenía batería. Pueden ver el dibujo del F.I.A.T. 3 ½ HP en este enlace: 
http://archivodeautos.blogspot.com/2015/01/transparencias.html 
De este automóvil se construyeron tan solo 20 unidades que podían circular hasta 35 kilómetros por. En el año 1968 se tenía el dato de la existencia de tres unidades.

Motor Fiat B2 de 1912 a 1920 de 2.813 centímetros cúbicos.
 Fotografía de la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968.

El siguiente motor, en esta línea del tiempo mecánica, es el motor del Fiat Brevetti, fabricado entre 1905 y 1912. Para el año 1905 la empresa F.I.A.T. absorbe los Talleres Ansaldi y se fundaba la Fiat Ansaldi. De esa sociedad nació el Fiat Brevetti 15-20HP con un motor de cuatro cilindros en línea bibloque. Durante muchos años al aumentar las cilindradas se vieron en la obligación de hacer bloques paralelos. A medida que aumentaba la cilindrada del automóvil se sumaban bloques. Así hubo de 3 y 4 bloques estos últimos con cilindrada que superaban los 10 litros. En especial para automóviles de carrera.

El Fiat Brevetti tenía una cilindrada de 3.052 centímetros cúbicos con un diámetro de los cilindros de 90 milímetros y una carrera de los pistones de 120 milímetros. Noten como estos viejos motores tenían bielas muy largas con recorridos igualmente largos. Eso cambiara con la mejora en los materiales y la eficiencia de los motores. La relación de compresión era de 4:1 y ya tenía una potencia de 20 CV a 1.400 revoluciones por minuto.

Motor Fiat 501 de 1919 a 1926 de 1.460 centímetros cúbicos.
Fotografía de la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968.

Comparen con el primer motor que vimos. En notable aumento de la potencia, gracias una cilindrada 5 veces más grande, y al aumento de las revoluciones del motor. Este motor pesaba 150 kilogramos. Si prestan atención a los bloques del motor verán que las válvulas eran unilaterales accionadas por dos ejes de levas laterales, que estaban por fuera del block. Esto era lo que ocasionaba que estos motores fueran muy ruidosos en su marcha. El encendido era por magneto de baja tensión. Otro avance en los motores fue el encendido por magneto y no por incandescencia, que demoraba el arranque en frío.

No era me subo, le doy vuelta a la llave y ya está regulando. Nada de eso. Había que ver el acelerador de mano, el avance, que también estaba junto al volante. Si todo estaba en posición correcta podía ser que al darle manija, el arranque eléctrico apareció en la década del 10 del siglo XX, no nos dislocara el hombro por la patada del motor ante un error en la palanca del avance. Escribo esto para los más jóvenes que no conocen de cómo era la puesta en marcha de un automóvil a principios del siglo XX. Si no tenías algún conocimiento de mecánica ligera, los autos no eran para vos. Por eso mucha gente paqueta, o noble, tenía un chofer que era mecánico a su vez.

Motor Fiat 509 de 1925 a 1927 de 990 centímetros cúbicos.
Fotografía de la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968.

Pasemos al siguiente motor en la historia de marca F.I.A.T. El próximo modelo es el Fiat 2B fabricado entre los años 1912 y 1920. La cilindrada era de 2.813 centímetros cúbicos con una potencia de 28 CV a 1.850 revoluciones por minuto. La relación de compresión era de 4,2:1 con un diámetro de cilindros de 80 milímetros y una carrera de los pistones de 140 milímetros. Vean como las relaciones de compresión seguían siendo bajas como las revoluciones del motor. Este automóvil tuvo una vida larga en la empresa turinesa. Las válvulas ya estaban dentro del block y eran unilaterales y desmontables. Las válvulas laterales fueron usadas mucho tiempo en especial en motores destinados a autos de calle. Recuerden que el conocido Continental 6L-226 tenía ese tipo de válvulas y su origen era de los años treinta.

El cigüeñal y las bielas eran de acero fundido mientras que el encendido del Fiat 2B se realizaba por magneto de alta tensión. Cuando aparece este tipo de encendido se mejora notablemente el arranque y la marcha de los motores. Este tipo de encendido se usará durante décadas, con variaciones, en los automóviles de carrera o autos deportivos de alta gama que se construyeron en Europa. El peso de este motor descripto era de 175 kilogramos.

Motor Fiat 520 de 1927 a 1929 de 2.244 centímetros cúbicos.
Fotografía de la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968.

La aparición del Fiat 501 marca el comienzo de la producción en serie de la empresa F.I.A.T. y se lo hace en gran escala. El 501 se fabricó entre los años 1919 y 1926. El motor era un cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 1.460 centímetros cúbicos con una potencia de 23 CV a 2.600 revoluciones por minuto. La relación de compresión era de 4,3:1. Los pistones eran de aluminio  y la cabeza de los cilindros desmontable. El encendido era por magneto de alta tensión. En este motor todos los órganos mecánicos estaban unificados y por primera vez se utilizó la soldadura eléctrica para el armado de la carrocería. También se habla de una mejor accesibilidad a los componentes mecánicos y el mantenimiento del auto se hace amigable. El peso del motor era de 148  kilogramos y se produjeron más de 45.000 Fiat 501, el precio en su época era de 15.000 liras.

El Fiat 509, que se fabricó entre los años 1925 y 1927, fue el primer automóvil de carácter popular de la empresa de Turín. El motor era de cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 990 centímetros cúbicos con una potencia de 22 CV a 3.400 revoluciones por minuto y la relación de compresión era de 5,3:1. Noten el paulatino aumento de las revoluciones con el índice de compresión. El diámetro de los cilindros era de 57 milímetros y la carrera de los pistones de 97 milímetros con las válvulas a la cabeza ubicadas en forma de letra "V". Lo notable era que este motor tenía un árbol de levas a la cabeza que era accionado por dos cadenas silenciosas. El peso del motor era de 141 kilogramos.

Motor Fiat 508 o Balilla de 1932 a 1937 de 955 centímetros cúbicos.
Fotografía de la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968.

Seguimos con otro motor de la casa F.I.A.T., el Fiat 520 que tuvo el honor de ser el primer automóvil de la marca en llevar un motor de seis cilindros en línea. Este modelo tuvo una vida entre los años 1927 y 1929. La cilindrada era de 2.244 centímetros cúbicos con una potencia de 46 CV a 3.400 revoluciones por minuto y la relación de compresión era de 4,9:1. El block tenía su cabeza desmontable con el cigüeñal apoyado en siete bancadas. Las válvulas eran laterales con carburador vertical y el encendido era con distribuidor. Algo que los motores nafteros, de todo tipo, usarían por años. El peso del motor era de 205 kilogramos.

Ahora nos detendremos en un automóvil que hará historia en la marca F.I.A.T. y será el pilar para los futuros autos utilitarios de la marca. Estamos hablando del Fiat 508 o más conocido como Balilla que se fabricó entre los años 1932 y 1937. El motor era de cuatro cilindros en línea con una cilindrada de tan solo 995 centímetros cúbicos con una potencia de 20 CV a 3.400 revoluciones por minuto. Hemos visto una versión deportiva de este auto que llegó a tener 34 CV, hacia el final de la producción del Fiat 508. La relación de compresión estaba en el orden de los 5,8:1 y el diámetro de los cilindros era de 65 milímetros con una carrera de los pistones de 75 milímetros. Noten cómo las carreras de los motores más nuevos descienden en su valor.

Motor Fiat 1500 de 1935 a 1937 de 1.493 centímetros cúbicos.
Fotografía de la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968.

El Balilla se caracterizó por ser barato, robusto y simpático para los compradores. El block era de cabeza desmontable con el cigüeñal de acero de carbono y con muñones endurecidos en su superficie. Los pistones eran de aleación ligera con cuatro aros. El peso del motor era de 100 kilogramos.

El siguiente motor, en esta línea del tiempo motriz, fue el Fiat 1500 fabricado entre 1935 y 1937, no confundir con el modelo (1500) que conocimos en Argentina. Este era otro motor de seis cilindros en línea con una cilindrada de 1.493 centímetros cúbicos con una potencia de 45 CV a 4.400 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 5,7:1. El diámetro de los cilindros era de 65 milímetros con una carrera de los pistones de 75 milímetros. Este automóvil marcó un peldaño en su época. Venía con suspensión independiente en el eje delantero con bastidor rígido y el mejor coeficiente de penetración (Cx) entre sus contemporáneos. El cigüeñal estaba apoyado en cuatro bancadas y las válvulas eran a la cabeza. Además el motor estaba equipado con un amortiguador de vibraciones torsionales. El peso era de 140 kilogramos.

Motor Fiat 500 o Topolino de 1936 a 1948 de 570 centímetros cúbicos.
Fotografía de la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968.

Llegamos a un hito en la marca Fiat: el Topolino, o en los papeles oficiales Fiat 500, que se fabricó entre los años 1936 y 1948. Tuvo cambios en su carrocería y mejoras a lo largo de su vida. El motor era de cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 570 centímetros cúbicos con una potencia de 16,5 CV a 4.400 revoluciones por minuto y la relación de compresión era de 6,5:1. El diámetro de los cilindros era de 52 milímetros con una carrera de los pistones de 67 milímetros. El peso de este motor era de 70 kilogramos. La particularidad era que su radiador de agua estaba montado al revés cerca del torpedo de la carrocería. Esta primera versión tenía válvulas laterales, en versiones posteriores se le montó una tapa de fundición de aluminio con válvulas a la cabeza. Fue el primer automóvil pequeño de la Fiat y sentaría las bases para los futuros modelos 600 y el homónimo 500 a mediados de la década del cincuenta.

En el año 1952 aparece el Fiat V8 un motor de carácter deportivo y la carrocería de este nuevo automóvil había sido desarrollada en el túnel de viento. La cilindrada era de 1.996 centímetros cúbicos con 8 cilindros en V con una abertura de 70º. La potencia era de 110 CV a 6.000 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 8,5:1. El motor estaba construido totalmente en aleación liviana y su cigüeñal era casi plano. La alimentación era mediante dos carburados invertidos de doble cuerpo. El peso del motor era de 160 kilogramos.

Motor Fiat V8 de 1952 de 1.996 centímetros cúbicos.
Fotografía de la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968.

El Fiat Nueva 500 se lanzó al mercado italiano en el año 1957, dos años más tarde que el Fiat 600, que está por cumplir 60 años de vida. Este pequeño motor era dos cilindros refrigerados por aire con una cilindrada de 499,5 centímetros cúbicos con una potencia de 18 CV a 4.600 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 7,1:1. El diámetro de los cilindros era de 67,4 milímetros y la carrera de los pistones era de 70 milímetros. Este motor de un automóvil utilitario y popular tenía un filtro de aceite centrífugo. Desde el año 1957 hasta el año 1968 se habían producido más de 2.500.000 de unidades del Fiat Nueva 500. El peso del motor era de tan solo 62 kilogramos.

El último motor que veremos es el del Fiat 125 del año 1967, un viejo conocido de los argentinos. Este motor tenía una alta prestación con dos árboles de levas a la cabeza comandados por correas dentadas de goma. Si bien el block derivaba del Fiat 124 las prestaciones del 125 eran muy diferentes. El motor era de cuatro cilindros en línea con una cilindrada de 1.608 centímetros cúbicos con una potencia de 90 CV a 5.600 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 8,8:1. El diámetro de los cilindros era de 80 milímetros y la carrera de los pistones era de 80 milímetros. El peso era de 127 kilogramos.

Motor Fiat Nueva 500 de 1957 de 499,5 centímetros cúbicos.
Fotografía de la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968.

Si comparamos el primer motor de la F.I.A.T. y el motor del Fiat 125, 70 años más tarde, veremos cómo evolucionaron los motores de combustión interna en menos de 100 años. Y hablamos de motores donde la electrónica no había metido la pata. Claro que el motor del Fiat 125 ya tiene casi 50 años de antigüedad.

Lo que quise que vieran los seguidores/lectores de Archivo de autos, en especial los más jóvenes, cómo cambiaron los motores de los automóviles en menos de un siglo. Comparada, esta evolución, con los carruajes tirados por caballos verán como se aceleraron los tiempos de desarrollo. La tecnología nos ha traído mejoras en los motores que no soñábamos ni siquiera en relatos de ciencia ficción.

Motor Fiat 125 de 1967 de 1.608 centímetros cúbicos.
Fotografía de la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968.


Gracias a una muestra que hizo la empresa Fiat SpA (Società per Azioni) es que pudimos recorrer los motores de la marca de Turín a lo largo de su historia. Fotografías que fueron publicadas en la revista Automundo número 142 del 23 de enero de 1968. La exposición de los motores Fiat se realizó en el Salón Internacional de la Técnica en Turín y fue un verdadero paseo por el desarrollo de la industria automotriz de Italia.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos