domingo, 22 de marzo de 2015

Con las ruedas en el piso

Muchos se habrán preguntado porqué los viejos autos del siglo pasado tenían sus ruedas, delanteras, y posteriormente las traseras inclinadas hacia el centro del vehículo en su parte inferior. Esto era muy notorio en los primeros automóviles del siglo XX cuando uno los miraba de frente. En esta nota, mitad histórica y mitad técnica, les contaré el porqué de esa situación que con el correr de las décadas desapareció de los autos que se fabricaron en todo el mundo.

Un Bugatti de carrera con sus ruedas delanteras con 
una marcada inclinación positiva  o cámber positivo. 

Para poder entender el asunto nos tenemos que remontar a la época donde el automóvil no era ni siquiera un sueño alocado de algún constructor. Tenemos que recalar en los carruajes tirados por caballos y los caminos de tierra o consolidados por donde transitaban esos vehículos de arrastre.

Las ruedas de las carrozas, si estaban verticales, perfectamente a 90º, tendían a romper el perno que las mantenía en el eje con la posible volcadura del carruaje. Porque los caminos estaban abovedados para facilitar el escurrimiento del agua de lluvia. Si el cochero quería mantener la carroza por el medio del camino no podía hacerlo en forma recta con las ruedas perfectamente verticales.

Al inclinar los pernos de las ruedas hacia abajo se lograba que las ruedas se separaran en su parte superior y estuvieran más cerca por la parte inferior. Es decir que la trocha superior e inferior era de diferentes distancias. Pero para entender mejor estas palabras hay un dibujo que nos muestra claramente esta modificación lógica en los carruajes tirados por caballos.

Vemos cómo es la diferencia entre ruedas verticales al suelo y con
inclinación positiva. También podemos apreciar la convergencia de las 
ruedas delanteras y traseras en un carruaje tirado por caballos. 
Ahora cuando aparecen los primeros carruajes sin caballos, que posteriormente conoceríamos como automóviles, se copió esta disposición de las ruedas sin justificación aparente. Aunque a mi entender las primeras carrocerías provenían de carroceros dedicados a las carrozas y para ellos era natural esta disposición de las ruedas con respecto al suelo.

También se puede argumentar a favor de seguir con la misma inclinación, o cámber positivo, es que los primeros caminos donde circularon los primeros automóviles eran los mismos por donde pasaban las carrozas con caballos. ¡Y vaya si no hubo problemas de tránsito! Eran dos mundos diferentes desde la velocidad hasta el ruido que generaban.

Los primeros autos copiaron el cámber positivo para el eje delantero pero no así para el trasero. Y esto es que la mayoría de los autos comenzaron a tener tracción trasera, y cuando aparece el cardán y el diferencial, no podían las ruedas estar inclinadas por ser un eje rígido, que debía estar a 90º. Eso cambiará con las primeras suspensiones independientes traseras, con tracción delantera o trasera, se volverá a copiar el viejo esquema de las carrozas.

Las diferencias entre cámber nulo, positivo y negativo. 
También se puede apreciar en la fotografía el agarre en una 
curva con cámber positivo en el eje trasero. 
Hay un segundo dibujo donde se nos muestra la evolución del cámber de positivo a negativo y las consecuencias que traen aparejadas en el tema agarre en las curvas. Con un cámber positivo, con las ruedas inclinadas hacia dentro en su parte inferior, se tiene una menor adherencia en el piso. El ángulo de inclinación se acentúa con una menor pisada del neumático.

Con la aparición de los neumáticos radiales las cosas se comenzaron a complicar. Porque este tipo de neumáticos pierde mucha adherencia en un auto con cámber positivo y el máximo agarre al piso se logra con un cámber negativo. Esto lo comenzamos a ver en algunos autos deportivos recién en la década del sesenta. Lo que decían los viejos era “tiene rota la suspensión”. Todo lo contrario esa suspensión “rota” mejoraba notablemente la tenida tanto en rectas como en curvas.

Pero esto no se aplica para neumáticos anchos de pista. Lo que los que peinamos algunas canas llamábamos “patonas”. En este caso el cámber debe ser nulo por el tipo de pisada del neumático tan ancho. Otro dibujo nos explica claramente cómo es esto de un neumático radial y otro ancho de pista.

Se tardaron muchos años en comprender que la inclinación de las ruedas no eran las apropiadas para los automóviles, menos aún, cuando los caminos comenzaron a pavimentarse y ya no era necesario circular por el medio de la calzada para no irse a la banquina por la curvada superficie del camino.

Diferencias de pisada de los neumáticos radiales de calle con los 
neumáticos anchos de pista. Se puede apreciar la máxima 
adherencia con los diferentes tipos de inclinación de las ruedas. 
El problema de la inclinación de las ruedas, con cámber positivo, se comenzó a agravar con el aumento de la potencia y consecuente mayor velocidad que podían desarrollar los automóviles. Las ruedas con esa inclinación tendían a seguir una trayectoria curva y no recta. Pero ese defecto había sido notado en los carruajes con llantas de acero que presentaban un desgaste prematuro en la parte interna. También los pernos de las ruedas delanteras sufrían un anormal desgaste.

Se solucionó el problema acercando, ligeramente, las ruedas delanteras. De esta forma el desgaste pasaba a ser el normal. Había nacido la convergencia de las ruedas delanteras. A mayor inclinación de las ruedas, mayor convergencia. Pero como dije todo esto comenzaría a cambiar con el mejoramiento de los caminos. Ya no se justificaba tener una inclinación positiva en las ruedas, delanteras o traseras. Pero se volverá aplicar cuando aparecen las suspensiones independientes en el eje trasero.

Muchos recordarán al Fiat 600 o al Mercedes-Benz 170 y a tantos autos europeos con suspensión independiente en el eje trasero con sus ruedas con inclinación positiva. Cosa que cambiaría en los años sesenta y en especial con los neumáticos radiales que tienen una pisada diferente a los neumáticos de lomo redondo.

Pero como toda evolución el cámber ha pasado a ser nulo o negativo. Los autos modernos mantienen sus ruedas en el piso en forma vertical tanto en rectas como en curvas. Pero para eso han pasado muchas décadas, suspensiones, ruedas y autos como para hacer una montaña. Pero es bueno saber porqué esos viejos automóviles tenían tan torcidas sus ruedas delanteras si los vemos desde la trompa. Espero que la nota histórico-técnica les haya aclarado el panorama, para aquellos seguidores que no conocían estas cuestiones de suspensiones e inclinaciones de las ruedas.

La fotografía del viejo Bugatti y los dibujos que ilustran descriptivamente esta nota fueron tomados de la Enciclopedia Salvat del Automóvil editada en España en el año 1974.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación o publicidad de ningún tipo.