domingo, 6 de julio de 2014

Una empresa de cyclecar

La Trivia del mes de junio tuvo como eje una vieja fotografía de un Bédélia de carreras del año 1912, con una curiosa forma de su carrocería. Hoy conoceremos un poco más de cerca de esta empresa francesa que, tal vez, muchos desconocían por completo.

Bédélia 8 HP de 1911 donde se aprecian las plazas en tándem y el 
sistema de dirección por el giro de todo el tren delantero. La fotografía fue 
tomada de la Enciclopedia Salvat del Automóvil, Volumen 2 del año 1974.


La empresa francesa R. Bourbeau & H. Devaux de París, Francia, fue la creadora de la marca Bédélia que es un nombre inventado con las iniciales de los socios fundadores de esta pequeña empresa automotriz. El cyclecar fue una realización de auto ligero con soluciones mecánicas insólitas y la Bédélia fue la empresa que se puede considerar fundadora.

En el año 1910 presenta su primer cyclecar con las características de ligereza y sencillez de construcción. Los aviones comenzaban a desarrollarse con mejoras y la industria aeronáutica se iba perfeccionando y de ahí derivan los laminados de madera, del primer Bédélia,  que parecen tener un parentesco muy cercano con las cabinas de aquellos primeros aviones monoplanos. Las dos plazas ubicadas en tándem también son del tipo aeronáutico con la extrañeza de la ubicación trasera para el conductor. Pero si lo vemos en forma racional se debía a una mejor distribución de las cargas.

Pero los Bédélia no solo tenían estas rarezas, había más. Como el movimiento de la dirección se efectuaba por el giro de todo el tren delantero y su transmisión se hacía por correas con poleas de diámetro variable. A mediados de los sesenta la empresa holandesa DAF usó este principio, con algunas diferencias, para su caja automática de poleas de diámetros variables accionadas por correas dentadas.

Detalle del Bédélia 8 HP de 1911 donde se ven el motor 
y el sistema de dirección. La fotografía fue tomada de la 
Enciclopedia Salvat del Automóvil, Volumen 2 del año 1974.

Muchas soluciones mecánicas eran de un racionalismo extremo, pero que gozaban de aceptación de parte del público en aquellos primeros años del siglo XX. Los cyclecars tuvieron gran desarrollo en Francia y Gran Bretaña muchas empresas automovilísticas lograron desarrollar estos autos ligeros con motores de escasa potencia y exiguas cilindradas.

Los primeros Bédélia tuvieron un motor monocilíndrico y cambio de dos velocidades que se efectuaba por medio de un salto de polea en forma manual. El embragado y desembragado se obtenían por la tensión de las correas y se lograba con una palanca que empujaba, hacia delante o atrás, todo el eje trasero. Este eje móvil tenía un ingenioso sistema de suspensiones con anclaje.

Parece ser un método tosco pero la suavidad del embrague accionado por el sistema de correa, y la gran elasticidad del motor, permitían usar solo una relación que correspondía a la mayor. Guardando para situaciones comprometidas la menor de las poleas. Un sistema rústico pero efectivo para un cyclecar.

Bédélia de 1912 que participó en la carrera de trepada de Gaillon 
en Francia. La fotografía es de la Enciclopedia Autorama fascículo 
número 39 del 16 de agosto de 1968.
Con el correr del tiempo los Bédélia se comenzaron a fabricar en dos modelos con variantes dependiendo de los accesorios que se le montaran en sus ligeras carrocerías. Por ejemplo, el carenado aerodinámico, como nos muestra la fotografía del Bédélia que corrió la carrera de trepada en Gaillon en el año 1912; o una caja para el transporte de mercaderías.

El Bédélia AC venía con un nuevo motor monocilíndrico de 4 CV y su carrocería unificada era de color verde oscuro. En cambio el Bédélia BC 2 traía un motor bicilíndrico en V a 90º con un diámetro de los cilindros de 82 milímetros y una carrera de los pistones de 100 milímetros. La refrigeración era por aire con una potencia de 6/8 CV y podía equiparse con poleas de garganta variable, donde las correas de sección plana trabajaban en dos asientos de diferente diámetro. Ya tenemos que hablar de un verdadero cambio de dos relaciones y no de una variación gradual. 

Acá vemos al Bédélia  en la carrera de trepada de Gaillon el 
6 de octubre de 1912. La foto antigua pertenece al siguiente sitio:  

En el año 1920 la empresa cambia de sociedad y los Bédélia los comienza a fabricar Mahieux & Cie. de Levallois-Perret, París. Esta nueva dueña de la marca introduce los asientos laterales y el cambio de velocidades mecánico convencional. Así los Bédélia se vieron privados de su simplicidad original que era su marca en el orillo. Para 1925 el éxito de los automóviles utilitarios modernos ofrecidos por las marcas Citroën y Renault obligó a la Bédélia a desaparecer.

En las fotografías que acompañan esta nota se pueden ver algunas de los modelos de Bédélia que se construyeron. Se puede apreciar el sistema de poleas y correas para efectuar la transmisión como la disposición de las dos plazas. Aunque hay un modelo, el de 1912, que presenta una sola plaza, la trasera, y que fue presentado el 6 de octubre de ese año en la carrera de trepada de Gaillon en Francia. Lo interesante de una de las viejas fotografías es que vemos a ese modelo en plena carrera y que encontró en Internet un seguidor de Archivo de autos, Juan Pablo Arrighi. En esa foto tomamos noción de la altura que presentaba el Bédélia de 1912 como de las ruedas de goma maciza que calza.

Bédélia de 1913 con motor bicilíndrico que está en el Museé Malartre 
de Rochetaillée en Francia. La fotografía es de la Enciclopedia Autorama 
fascículo número 36 del 19 de julio de 1968.
Los cyclecars fueron una solución a los esos primeros autos rudimentarios y con simpleza mecánica. Motores de muy baja cilindrada y potencia. Además muchas empresas ofrecieron modelos de tres ruedas tan populares en Gran Bretaña. Fue una manera de introducir los automóviles en las sociedades de aquellos años. Los tiempos cambian y el público comprador comienza a exigir otro tipo de productos en el mercado automotriz. Tal vez aquellos primitivos cyclecars sean los autos utilitarios que conocimos con el correr de las décadas. Con más potencia y algo más de confort, pero conservando la sencillez mecánica y las soluciones mecánicas insólitas.

Las fotografías que acompañan esta nota fueron tomadas de los siguientes lugares: Enciclopedia Autorama en su fascículo número 36 del 19 de julio de 1968 y fascículo número 39 del 16 de agosto de 1968, de la Enciclopedia Salvat del Automóvil, Volumen 2 de 1974 y la vieja fotografía francesa fue tomada del siguiente sitio: http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b6921670f.r=bedelia.langES

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.