jueves, 26 de septiembre de 2019

Auto de carrera para un barón

Un barón del Imperio Austro Húngaro, Theodor von Liebieg, fue el piloto del auto de carrera que veremos, en esta nota de la sección “Auto Antiguo”. Claro que eso ocurrió en el año 1900 cuando la industria automotriz europea estaba dando sus primeros pasos.
 
Nesselsdorf de carrera del año 1900. Construido para el barón Theodor von Liebieg.

El automóvil, o carruaje sin caballos, como se lo denominó en un principio, estuvo ligado a las carreras de autos desde muy temprano. Eso tenía una explicación. Las competencias eran una manera de mostrar estos nuevos vehículos que se comenzaban a producir.

Aquí entran en juegos los medios de comunicación de la época. Hay que ubicarse en el tiempo para comprender que los diarios, y algunas revistas, eran la forma de comunicar las novedades. Así como los nuevos inventos. Por eso es que muchas de las primeras competencias de autos fueron patrocinadas por diarios, tanto en Europa como en Estados Unidos.

Al constituirse las primeras marcas de automóviles usaron a las carreras como un medio publicitario. Una de las empresas creadas a finales del siglo XIX que pronto comprendió el alcance publicitario, y de marketing a la vez, aunque no se usara el término técnico, fue la automotriz F.I.A.T. (Fabbrica Italiana Automobili Torino).

Esta empresa de Turín comprendió rápidamente el poder publicitario de participar con automóviles, de su marca, en las competencias en Europa y luego en Estados Unidos. Así es que nacieron las carreras en rutas entre ciudades europeas. Rutas abiertas que trajeron un sinnúmero de problemas y accidentes.

Al grado que en Gran Bretaña se prohibieron por una ley y es lo que da nacimiento al que se considera el primer autódromo del mundo, la pista de Brooklands. Lugar que fue destruido por los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

En esas primeras competencias los vehículos participantes eran más parecidos a un carruaje, que a un automóvil como comenzaríamos a conocer ya empezado el siglo XX. Pero además no solo eran movidos por un motor a explosión interna, sino que también corrían a la par autos con motores a vapor y autos eléctricos. De hecho en las primeras competencias los autos con ciclo Otto eran los menos inscriptos.

Los primeros automóviles no eran baratos justamente por tener una fabricación artesanal, o semi artesanal. Así que su valor de venta era elevado y solo gente acaudalada podía comprar uno. Pero no solo los ricos se interesaron por este novedoso vehículo, sino que también la nobleza europea quiso tener una unidad.

En un principio no dejaba de ser un “juguete” de ricos y nobles. Dada sus prestaciones mecánicas y las comodidades que podían brindar al conductor y a los pasajeros. Pero algo notable es la pasión que muchos de esos adinerados y personas con títulos nobiliarios manifestaron por los “carruajes sin caballo”.

En algunos casos fueron mecenas de la nueva industria automotriz. Tal parece que fue el caso del barón Theodor von Liebieg del Imperio Austro Húngaro. Por los datos de la época colaboró monetariamente con la empresa Nesselsdorferwagenbaufabrikgesellschaft, fundada en la ciudad de Nesselsdorf en el año 1850 para construir carrozas.

Para el año 1898, la mencionada empresa, construyó el primer automóvil, el Präsident, que fue motivo de una nota en esta misma sección. La empresa nombraba a sus modelos, pero sin usar una marca que los unificara. Aunque los historiadores toman la marca como Nesselsdorf, uno de los primeros automóvil construido llevó este nombre.

Lo cierto que esta marca, luego de la Primera Guerra Mundial, quedará en lo que fue Checoslovaquia, y en el año 1923 se pasará a conocer como Tatra. Los ingenieros Rumpler y Sage fueron los encargados de desarrollar los primeros modelos de la Nesselsdorf, usando motores de la marca Benz de Alemania. Una persona que colaboró con estos dos ingenieros fue Hans Ledwinka, que fue director técnico de la marca checa por muchos años.

El barón von Liebieg participó con un modelo llamado Wien en una carrera en Wiener Prater. Eso fue el 22 de octubre de 1899 y se adjudicó el primer premio en la categoría Gentleman y tercero en la categoría Handicap.

Es de esta forma que le solicita a Ledwinka que le arme un auto de carrera, el que vemos en la fotografía de esta nota, para participar de la carrera Salzburgo-Linz-Viena. Es decir que esa competencia se realizó en lo que en la actualidad conocemos como Austria.

Dadas las victorias que von Liebieg había obtenido con el Wien es que solicita a la empresa que le construya un auto de carrera. Esa tarea se realizó en solo cinco semanas, por lo que cuenta la historia. El motor era un Benz de dos cilindros contrapuestos de 12 HP de potencia.

El barón tenía contacto con Kart Benz por eso el uso de estos motores en la marca Nesselsdorf. Con ese auto de carreras von Liebieg obtuvo el segundo puesto en la mencionada carrera, llegando detrás de un Daimler de 24 HP de potencia, que estuvo al mando de Ritter con Stern, imaginen los lectores las velocidades de esos autos de competición en esas precarias rutas.

La vieja fotografía a primera vista parece más un vehículo de arrastre, o un carromato, que un auto de carrera, pero así fueron esos primeros modelos. En la imagen se aprecia claramente la diferencia de rodados entre el eje delantero y trasero, como si se trata de un vehículo de carga.

Además se puede ver la cadena que era la encargada de transmitir la potencia del motor al diferencial trasero. Ni hablar del volante y la palanca de freno. Menos aún de la ausencia de cualquier carrocería. Eso seguramente ex profeso para no sumar peso a la baja potencia del motor de dos cilindros.

La idea era contarles a los lectores cómo fueron los inicios de las carreras de autos, y cómo eran esos primeros autos de carrera, que eran construidos para una determinada competencia. Ya la industria automotriz europea había comenzado a experimentar en las rutas, y luego en las pistas, lo que se plasmaría en los autos de serie. La imagen la tomé de la Enciclopedia Autorama.

Los lectores interesados en conocer los orígenes de la marca Nesselsdorf, en el Imperio Austro Húngaro, pueden leer esta nota publicada en el año 2014, en esta misma sección: https://archivodeautos.blogspot.com/2014/02/un-auto-del-siglo-xix.html

Si te interesa colaborar con Archivo de autos auspiciando alguna nota, como seguidor, o poniendo publicidad, te dejo el siguiente enlace para tu información: https://archivodeautos.blogspot.com/2019/02/notas-patrocinadas.html

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesana, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.


#Archivodeautos, #AutoAntiguo, #Nesselsdorf, #TheodorvonLiebieg

No hay comentarios.:

Publicar un comentario