lunes, 13 de julio de 2015

La Argenta de Siam, una camioneta argentina

Los argentinos conocimos dos versiones de la camioneta, o pick-up, Siam Argenta. La primera que derivaba del Austin A55 Half Ton y eran importadas desde Gran Bretaña y el modelo Siam Argenta del año 1963 que fue un desarrollo local sin paralelo en su país de origen. Además fue la primera camioneta fabricada en Argentina que tomaba la línea de carrocería de una berlina. Dos años más tarde aparecería la Fiat Multicarga 1500, también de diseño nacional con las mismas características.

La trompa de la Siam Argenta. La fotografía está tomada de un suplemento de turismo
de la revista Parabrisas del mes de octubre de 1964.


Así la empresa Siam Di Tella Automotores diseñó una camioneta sobre la base de la berlina Siam Di Tella 1500. No solo era la trompa del automóvil de cuatro puertas sino que los laterales eran similares hasta los faros traseros ubicados en la cola. Por supuesto que la mecánica era similar a la empleada por la berlina.

Ahora veamos las características técnicas del motor de la Siam Argenta del año 1963. El motor era de la marca Austin y lo usaron, en Gran Bretaña, muchas marcas del grupo BMC (British Motor Corporation) incluso hubo una versión diésel, que hasta fue una incógnita de “La Preguntita del Domingo”. Ese motor era de cuatro cilindros en línea de ubicación delantera longitudinal con una cilindrada de 1.489 centímetros cúbicos con una potencia de 55 HP a 4.500 revoluciones por minuto con una relación de compresión de 7,2:1. El diámetro de los cilindros era de 73,025 milímetros y la carrera de los pistones de 88,9 milímetros.

Vista de perfil de la camioneta Siam Argenta fabricada en 
Argentina a partir del año 1963. La fotografía está tomada 
de un suplemento de turismo de la revista 
Parabrisas del mes de septiembre de 1964.

El carburador que alimentaba a este motor era de la marca S.U. tipo HS 2, de garganta de 31,75 milímetros, que lograba bajar el consumo de combustible comparado con el modelo anterior de Argenta. Las válvulas eran a la cabeza accionadas por botadores y balancines. La presión de lubricación era de 3,52 kilogramos por centímetro cuadrado.

La caja de velocidades era de cuatro marchas y retroceso sin tener sincronizado en la primera de las velocidades. La palanca estaba ubicada en la columna de dirección y según los periodistas de la revista Parabrisas, que testearon una Siam Argenta en el número 36 del mes de noviembre de 1963, el accionamiento para colocar la marcha atrás era algo tortuoso y se requería hacer fuerza. La misma que se necesitaba para apretar el pedal de embrague.

La trompa y la cola de la Siam Argenta fabricada en 
Argentina. La fotografía está tomada de una publicidad del 
mes de junio de 1964 publicada en uno de los 
suplementos de turismo de la revista Parabrisas.

Las relaciones finales de las diferentes velocidades de la Siam Argenta eran las siguientes: primera, 16,55:1; segunda, 10,08:1; tercera, 6,25:1; cuarta, 4,55:1 y marcha atrás 21,64:1. El diferencial estaba ubicado en el eje trasero y accionado por medio de un cardan desde la caja de velocidades. La configuración típica de un vehículo con tracción trasera.

La suspensión delantera era independiente a trapecio deformable con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulico del sistema Huodaille, es decir del tipo de palanca. La suspensión trasera era por eje rígido con elásticos semielípticos longitudinales con amortiguadores hidráulicos. Los frenos eran hidráulicos con tambores en las cuatro ruedas con campanas de fundición con un diámetro de 228 milímetros.

La Siam Argenta del año 1963 en el Autódromo de Buenos Aires 
en el road test de la revista Parabrisas. La fotografía es de la revista 
Parabrisas número 36 de noviembre de 1963.

Las dimensiones de la Siam Argenta del año 1963 eran las siguientes: largo, 4.586 milímetros; ancho, 1.610 milímetros; alto, 1.513 milímetros; distancia entre ejes, 2.546 milímetros; trocha delantera, 1.286 milímetros; trocha trasera, 1.305 milímetros; largo de la caja de carga, 1.900 milímetros y ancho de la caja, 1.461 milímetros.

Algunas de las performances obtenidas en el test de la revista Parabrisas. La velocidad máxima era de 122 kilómetros por hora con una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora de 31 segundos sin carga y con 500 kilogramos de carga (capacidad de carga útil) 43,4 segundos. El consumo en ruta a 80 kilómetros por hora era de 13 kilómetros por litro con o sin carga máxima. En ciudad variaba un poco el consumo, 8,75 kilómetros por litro con carga y sin carga 10 kilómetros por litro. El velocímetro era muy exacto tanto que cuando marcaba 120 kilómetros por hora la velocidad real era de 118 kilómetros por hora.

El tablero de las primeras unidades de la Siam Argenta de 1963 
que la llave de contacto entremedio de los relojes. La fotografía es 
de la revista Parabrisas número 36 de noviembre de 1963.

En líneas generales la Siam Argenta era una muy buena camioneta para el mercado argentino del año 1963. Solo se le criticaba la posición vertical del respaldo del asiento y la ubicación de la llave de contacto, que en unidades posteriores fue reubicada en el centro del tablero. En aquellas primeras camionetas la llave de contacto se ubicaba entre medio de los dos relojes del tablero. Con lo cual para poner en marcha la Argenta había que pasar la mano por dentro del volante.

La estabilidad de la Argenta se volvía muy buena con una carga de 400 kilogramos y ubicada cerca de la cabina de conducción. De lo contrario era sobrevirante, algo normal en este tipo de vehículo. La comparación con el modelo anterior de Argenta era que la del año 1963 frenaba mejor y había reducido el consumo de combustible.

Las pruebas que le hicieron en caminos de trepada arrojaron que el motor no desfallecía en las subidas. Además luego del mal trato otorgado las suspensiones y el chasis no parecían acusar recibo. Por todo eso es que los periodistas de la revista Parabrisas sacaban un balance positivo para la Siam Agenta del año 1963.

Las fotografías que ilustran esta nota fueron tomadas de la revista Parabrisas de algunos suplementos de turismo, de una publicidad de la época y del road test que le hicieron en noviembre del año 1963. En cada epígrafe se dice de dónde fue tomada cada una de las fotografías.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.