Lenguaje claro

lunes, 14 de diciembre de 2015

Primero Justicialista, después Graciela

Luego del derrocamiento del gobierno de Juan Domingo Perón, en el año 1955, el automóvil Justicialista, que fabricaba IAME (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado) pasa a llamarse Graciela. También cambió el nombre de la empresa automotriz estatal por DINFIA (Dirección Nacional de Fabricaciones e Investigaciones Aeronáuticas).

Graciela W del año 1962.


Pero no fue el único cambio ya que a partir del año 1956 el motor del, ahora, Graciela fue fabricado bajo licencia de Wartburg de Alemania Oriental. Todavía existía el Muro de Berlín y la Guerra Fría estaba en todo su apogeo. Con esa denominación se fabricó hasta el año 1961.

Esa primera carrocería, del Justicialista fabricado entre los años 1952 y 1955, estaba inspirada en el Chevrolet del año 1951. Pero solo tenía dos puertas, lo mismo que el Graciela del año 1956. Pero en el año 1962 aparece un nuevo modelo de cuatro puertas que era un Wartburg, como el motor que utilizaba desde que apareció DINFIA, y pasó a llamarse Graciela W o G. W. (Graciela-Wartburg).

Dicho motor era de tres cilindros en línea, parecido al del Auto Union 1000 S fabricado bajo licencia en la Argentina por la empresa IASF (Industria Automotriz Santa Fe SA). La cilindrada era de 900 centímetros cúbicos con una potencia 37 HP a 4.000 revoluciones por minuto. El diámetro de los cilindros era de 70 milímetros y la carrera de los pistones de 78 milímetros con una relación de compresión de 6,8:1.

Este motor era de 2 tiempos, al igual que el que usaba el Justicialista desarrollado por IAME. Hubo dos motores, uno de 2 cilindros y 690 centímetros cúbicos, y otro de 800 centímetros cúbicos pero de 4 cilindros que solo se ofreció en el año 1955.

El Graciela W del año 1962 venía con caja de 4 velocidades hacia adelante más marcha atrás sin tener sincronizada la primera. La palanca de cambios estaba ubicada en la columna de dirección. Además tenía rueda libre como el Auto Union 1000 S. La relación final del diferencial era de 4,857:1. La tracción era delantera.

La suspensión delantera era independiente con un triángulo inferior y un elástico tipo ballesta transversal haciendo de brazo superior con amortiguadores hidráulicos. La suspensión trasera era independiente con elásticos tipo ballesta longitudinales con amortiguadores hidráulicos.

Los frenos hidráulicos eran de tambor en las cuatro ruedas. La dirección era del tipo de piñón y cremallera. El sistema eléctrico era de 6 volts con una batería de 90 amperes por hora. La refrigeración del motor era mediante radiador de agua.

Las medidas del Graciela W del año 1962 eran las siguientes: largo, 4.300 milímetros; ancho 1.570 milímetros; alto, 1.450 milímetros; distancia entre ejes, 2.450 milímetros; trocha delantera, 1.190 milímetros y trocha trasera, 1.260 milímetros. El peso en vacío era de 900 kilogramos. La medida de los neumáticos era 5.90 x 16 pulgadas. La capacidad del tanque de combustible era de 42 litros. La velocidad máxima era de 110 kilómetros por hora según datos de fábrica y el consumo de combustible de 10 kilómetros por litro.

La carrocería era de 4 puertas, a diferencia de los modelos Justicialista y Graciela a secas. Además la capacidad de transporte era de 5 plazas y ya no se parecía al viejo Chevrolet del año 1951.

Menos de 650 unidades se fabricaron entre los años 1962 y 1964, cuando se lo discontinuó definitivamente y la empresa DINFIA solo se dedicó a la producción de utilitarios. Por aquellos años, de mediados de la década del sesenta, solo se fabricaba la camioneta Rastrojero.

El otro dato que encontré era, que en el año 1963, costaba $399.000 moneda nacional. El Auto Union 1000 S costaba $458.000, el Fiat 1100 $474.000, el Renault Dauphine $359.000 y el Renault Gordini $404.000. Como para que tengan una idea de automóviles de una categoría similar.

No conseguí una mejor fotografía del Graciela W y la tomé de la revista Parabrisas número 26 de enero de 1963. Es una aproximación a este modelo de automóvil argentino algo raro de ver y creo que muchos argentinos ni siquiera sabían de su existencia.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:



Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.