Lenguaje claro

domingo, 16 de abril de 2017

Casas rodantes, carpas y tráiler

El mes pasado, en esta misma sección “Un poco de historia”, vimos una nota sobre algunas de las casas rodantes que se fabricaron en Argentina. En esa nota les dije que en una segunda entrega abordaríamos los tráilers que contenían una carpa que se desplegaba al llegar al lugar de destino. Las llamaban casas rodantes plegables y algunas podían tener partes de fibra de vidrio.

Casa rodante plegable Tronador 200 Viking.


Hubo varias empresas que produjeron tráilers que contenían una carpa que al desplegarse se convertía en una casa rodante. En algunos casos solo con el lugar para dormir y comer, en otros modelos eran casi una casa rodante de lona con base de metal.

Básicamente eran una carpa montada sobre un pequeño remolque o acoplado. Una vez que se llegaba al lugar de destino se procedía a desplegar la lona que haría de vivienda. En el interior se podía contar con las camas necesarias para la capacidad declarada por el fabricante. En este tipo de casas rodantes desplegables eran comúnmente para 4 personas.

Valiant IV tirando de una casa rodante plegable Gacela de INCAMET.

En el interior se podía contar con una cocina, o anafe, con dos o tres hornallas y una heladera, mejor dicho una conservadora, que funcionaba con hielo que se le agregaba. La gran ventaja de este tipo de casa rodante era su baja altura cuando se encontraba plegada para su transporte por la ruta. Esto beneficiaba mucho a los automóviles de baja cilindrada y potencia. En general estaba en una altura total de 1.300 milímetros.

La Gacela era una casa rodante plegable que producía INCAMET (Industrias Carroceras Metálicas) en la ciudad de Quilmes en la provincia de Buenos Aires. Tenía capacidad para 4 personas con 2 camas de dos plazas con colchonetas de poliéster. En el interior había una cocina de 2 hornallas a garrafa, heladera a hielo, mesa de laminado plástico. También tenía un tanque de agua potable de 40 litros y se podía armar en 7 minutos.

Casa rodante Tronador 200 Viking desplegada.

Este tipo de casas rodantes plegables eran ideales para automóviles de baja cilindrada. Tanto que solo pesaba 360 kilogramos en el caso del modelo Gacela de INCAMET. Las dimensiones eran las siguientes: largo de 4.200 milímetros; ancho de 2.520 milímetros y alto de 2.350 milímetros. La empresa Industrias Tráiler Argentina, de la localidad de Ezpeleta en la provincia de Buenos Aires, producía el modelo Tronador 200 Viking con peso de 270 kilogramos.

La Tronador 200 Viking también era plegable con capacidad para 4 a 5 personas y podía ser remolcada por automóviles que tuvieran más de 600 centímetros cúbicos de cilindrada. Las dimensiones eran: largo de 3.200 milímetros; ancho de 2.150  milímetros y alto de 2.400 milímetros.

Casa rodante Gacela desplegada.

La empresa DACAL Casas de la ciudad de Buenos Aires ofrecía al mercado argentino su modelo Roda que era más parecida a una casa rodante tradicional, pero con partes de lona que se desplegaban. La capacidad era para cuatro personas y la podían remolcar automóviles de más de 1.500 centímetros cúbicos ya que pesaba 420 kilogramos. Las medidas eran: largo de 3.400 milímetros; ancho 2.400 milímetros y alto de 1.500 milímetros.

El modelo Roda era el más pesado por el tipo de estructura que presentaba y además se ofrecía a los clientes en dos versiones: estándar y de lujo. Incluso podía transportar una garrafa de 10 kilos en la lanza del remolque. En general los modelos más livianos, como el Gacela, solo llevaba una garrafa de 2 kilos. Así y todo permitía su uso por una semana aproximadamente.

El proceso de armado del modelo Gacela.

Este tipo de batanes era comunes de ver en los años sesenta y setenta en las rutas argentinas en épocas de vacaciones. Arrastrados por pequeños automóviles o de cilindrada media. En algunos casos eran preferidos por su bajo peso, que a la larga también ahorraba combustible en el viaje. Pero también eran buscadas por personas que les gustaba usar para sus vacaciones, o tiempo de descanso, una carpa.

Veraneé varios años con mi familia con algunas casas rodantes y posteriormente con carpas. Al revés de la mayoría. Primero la carpa y luego la casa rodante. Hay que reconocer que la carpa da mucha más libertad de movimiento. Pero en nuestro caso casi siempre terminamos llevando un remolque a la cola del auto de turno.

Si buscan en los relatos publicados en el blog de Archivo de autos (http://archivodeautos.blogspot.com.ar/p/relatos.html) se encontrarán con historias de vacaciones en carpa y casas rodantes en las playas de Mar de Ajó. Pero en ningún caso usamos este tipo de carpa montadas sobre un remolque o tráiler. Aunque en una oportunidad en un verano usamos un modelo intermedio.

Casa rodante DACAL Roda desplegada.

Un remolque con un chasis con carrocería de fibra de vidrio, base y techo, y con sus laterales de lona. Al llegar al lugar con sendos criques a los lados, y desde la parte trasera, se procedía a elevar el techo de plástico. Vista de costado la casa rodante plegable parecía una gran heladera. Eso dijo un chico en la playa de Mar de Ajó en un verano de la década del ochenta cuando nos vio pasar.

No recuerdo ni la marca, ni el modelo, de esa casa rodante plegable. Pero sí que hubo una historia para contar y quedó plasmada en un relato de Archivo de autos de hace 4 años. El auto que tiraba la casa rodante era un Peugeot 404 de mi padre y esas vacaciones en la playa no se olvidaron. Les dejo el enlace:

Las fotografías que ilustran esta nota se tomaron de la revista Parabrisas número 82 de octubre de 1967 y formaban parte de una sección especial sobre el camping en aquellos años en Argentina. Salvo la primera fotografía donde vemos a un Fiat 600 tirando de un modelo Tronador 200 Viking que fue tomado de una publicidad aparecida en la misma revista.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos


Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.