Lenguaje claro

domingo, 20 de noviembre de 2016

Austin, en sus orígenes

Herbert Austin funda en el año 1905 la empresa Austin Motor Company cuando abandona la Wolseley Tool and Motor Car Company Ltd. Luego de una serie de divergencias con los directivos de la Wolseley se decide a fabricar sus propios automóviles, que llevarían su apellido como marca.

Austin del año 1908 propiedad del
Cheddar Motor Musseum de Gran Bretaña.


Herbert Austin nació en el año 1866 en Little Misseden en Burckinghamshire en Gran Bretaña. Muy joven, luego de terminar sus estudios, se marchó a Australia. En ese país es que comenzó a trabajar para la empresa Wolseley que exportaba aparatos para esquilar ovejas.

Llegó a dirigir la sucursal australiana de la empresa mencionada y fue llamado, a Gran Bretaña, para supervisar el departamento de fabricación de maquinaria de esquilar. Para el año 1895, en sus horas de descanso, fabrica un triciclo con un motor de dos cilindros opuestos.

Si bien el vehículo estaba lejos de ser considerado un automóvil propiamente dicho, su motor tenía un diseño eficiente con detalles de avanzada. Por ejemplo tenía válvulas a la cabeza accionadas por un reenvío de engranajes cónicos. Para diciembre de 1896 produjo un segundo prototipo.

Los emblemas que ostentó la empresa
 Austin hasta los años sesenta.

Austin logró, antes del año 1900, involucrar a la Wolseley en el desarrollo de un automóvil de cuatro ruedas que logró estar a la cabeza en su clase. Además logró un segundo puesto en las 1.000 Millas que organizó el Automóvil Club Británico.

Para el año 1901 la empresa Wolseley separa la producción de utensilios finos de los vehículos. Esta nueva división pasó a llamarse Wolseley Tool and Motor Car Company Ltd. donde Herbert Austin era su director general. La nueva empresa estaba financiada por los hermanos Vickers.

En el año 1905 Austin desarrolla los motores horizontales que cimentaron la fama de la marca Wolseley en Gran Bretaña y marcó el inicio de estos nuevos automóviles. Acá comenzaron los problemas y Austin no estuvo de acuerdo en los criterios de fabricación y fue obligado a dimitir en su cargo.

Es cuando nace la Austin Motor Company. Con solo 5.000 libras como capital inicial compró una fábrica de latas de conserva que estaba en desuso. Esa planta estaba instalada en la localidad de Longbridge a unas 7 millas (11,27 kilómetros) al sur de Birmingham.

Austin 100 HP Prix Racer de 1908, el primer auto de carrera de la marca.

Parte de la discusión con los directivos de la Wolseley eran los altos costos de la participación en competencias deportivas de la marca. Eso había generado una fuerte oposición en el consejo administrativo y fue otra de las causas de su alejamiento de la empresa.

Existía un pacto de no competencia que le impedía a Herbert Austin fabricar motores horizontales. Por lo tanto tuvo que pensar otro tipo de motor para su nuevo automóvil. En el Salón de Londres, en noviembre de 1905, presenta, solo en los papeles, su nuevo automóvil.

Prometiendo las entregas para marzo de 1906 a un valor de 650 libras. En la muestra hubo muchos pedidos por un vehículo todavía inexistente en el mercado inglés. Tanto que ni siquiera existía la empresa Austin Motor Company. Eso recién sucedió en diciembre de 1905.

Austin Seven del año 1911 conservado en el
Museo Montagu de Gran Bretaña.

El 26 de abril de 1906, con un poco de retraso, es presentado a la prensa inglesa el primer Austin. Tenía un motor de cuatro cilindros en línea verticales fundido por separado y unidos al bloque. Las válvulas eran bilaterales por lo cual tenía dos árboles de levas. Era un concepto algo antiguo para un motor, pero tenía el cigüeñal de acero al níquel-cromo y se apoyaba en cinco bancadas.

También tenía un carburador automático de la marca Krebs y se podían usar dos sistemas de encendido. Por magneto de la marca Simms-Bosch de baja tensión o por el sistema de bobina y batería. El motor tenía una potencia de 32 CV a 900 revoluciones por minuto con una cilindrada de unos 4,2 litros.

En un principio la transmisión era por cadena, pero pronto se dio la opción por un cardán. En el año 1906 se produjeron 106 unidades. Esto dio la imagen que la marca Austin se volcaría a la producción en serie. Ya para el año 1910 había unos 1.000 obreros trabajando en la Austin Motor Company. El trabajo diario se hacía en tres turnos.

Incluso al ser automóviles rápidamente aceptados por el mercado inglés se creó una gama de vehículos amplia. Iban del 7 HP de motor monocilíndrico, pasando por el 10 HP y el 15/24 HP de cuatro cilindros para terminar en el 50 HP de 6 cilindros.

Cuatro modelos de Austin de 1906 a 1919.

Sobre el chasis del automóvil mediano se realizó un camión ligero, claro que con los refuerzos necesarios para este tipo de vehículo. La empresa crecía y el potencial de producción era de 1.000 unidades al año. Pero 6 meses antes que estallara la Primera Guerra Mundial no había dinero para autofinanciar a la Austin Motor Company.

Para lograr la financiación necesaria se ofrecieron las acciones de la empresa al mercado financiero y entraron 250.000 libras. Esto permitió seguir con la producción. Producción que rápidamente, por las circunstancias del momento, se abocaron a fabricar armas y municiones.

En ese tiempo, y con el aumento de las instalaciones, la Austin proveyó 2.000 camiones, unos 500 autos blindados y 2.000 motores para aviones. Pero esta experiencia durante el conflicto mundial puso a Herbert Austin en contacto con la producción en serie a gran escala que se hacía en Estados Unidos.

Al igual que las marcas francesas, Citroën y Renault, la Austin supo tomar esa experiencia para aplicarla en la industria automotriz británica. Como parte de ese nuevo plan, y para dar trabajo a la mano de obra que contaba, anunció un nuevo automóvil: el Twenty de 20 HP que había sido desarrollado durante la Primera Guerra Mundial.

A la izquierda el Austin Seven Top Hat Saloon
y a la derecha un Austin Twelve de 1928.

La llegada de automóviles estadounidenses a Gran Bretaña a muy bajo precio, pero poco refinados, obligó a Herbert Austin a replantearse su política de producción. Y por eso lanzó el Twenty para competir con los autos llegados de América.

Así era un automóvil amplio y dócil de manejar con un valor relativamente económico, pero con mucha mejor terminación que los llegados desde Estados Unidos. Para el año 1920 se produjeron entre 100 y 120 unidades por semana. Pero no tenía el éxito esperado por el propio Austin.

Para el año 1922 lanza el Twelve de 12 HP, que había sido anunciado de 10 HP. Este vehículo fue desarrollado con el dinero logrado por la venta de municiones y los excedentes del conflicto bélico mundial. Pero la economía de la Austin no era buena.

Así fue como en enero de 1922 el propio Herbert Austin anuncia, en la comida anual del Birmingham Motor Cycle Club, su nuevo automóvil: el Austin Seven. En realidad el primer Seven apareció en el año 1909, pero este fue presentado a la prensa en julio de 1922 y sería un éxito de ventas dentro de Gran Bretaña.

Dos Austin de carrera en los años veinte en los entrenamientos
de la carrera internacional A.D.A.C., en el circuito Avus en Alemania.

Tanto que para el año 1927 se estimaba que el 70% de los utilitarios que circulaban por el país eran de la marca Austin. Fue tan exitoso en Gran Bretaña, que el Seven, se mantuvo en producción hasta el año 1939. Ya para esa época estaba envejecido.

Muchas fueron las variantes de este automóvil chico, pero con capacidad para cuatro plazas. Dos para adultos y dos para chicos, que no impedían trasladar a dos adultos. Fue el automóvil pensado para que se pasara de la motocicleta con sidecar, o del cyclecar, a un vehículo claramente considerado un automóvil. Pero de pequeñas dimensiones y muy económico.

Trascendió las fronteras inglesas pero sin el éxito en la isla. Se lo produjo bajo licencia en Francia, Alemania y Estados Unidos. Para los que estén interesados en conocer más detalles del Austin Seven, y las versiones que tuvo, les dejo el enlace con una nota del archivo del blog de Archivo de autos: 

Hemos conocido los orígenes de la marca Austin y como logró un éxito de ventas con el modelo Seven. Las ilustraciones de esta nota histórica las tomé de la Enciclopedia Salvat del Automóvil editada en el año 1974 en Madrid, España.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.