Lenguaje claro

jueves, 14 de julio de 2016

Audibert & Lavirotte, otra marca francesa

Emile Lavirotte y Maurice Audibert, amigos y compañeros de estudios, fabricaron su primer automóvil en el año 1894. Con parecido a un Benz de la época. Para el año 1895 los, ahora, socios empresariales obtuvieron la concesión de los ómnibus de la marca Scotte. Más tarde consiguieron la licencia para fabricarlos.

Audibert & Lavirotte del año 1898.


La pequeña empresa siguió creciendo y en el año 1896, para participar del 4º Salón de París, constituyeron la Société Anonyme des Anciens Établissements Audibert et Lavirotte, con sede en Monplaisir de Lyon en Francia. A la exposición anual llevaron una voiturette vis-à-vis de su propia producción.

Entre los años 1898 y 1900 participaron de varios salones donde se mostraban a los franceses el nuevo adelanto de la industria: el automóvil, o carruaje sin caballos, como se lo llamaba inicialmente. También participaron con sus automóviles en distintas competencias deportivas.

Les recuerdo que las primeras carreras de automóviles fueron armadas por medios periodísticos o grupos empresariales para dar a conocer al público de este nuevo vehículo, que venía a reemplazar a los carruajes tirados por caballos. Fue una manera de hacer publicidad que resultó efectiva para muchas insipientes empresas de Europa.

Lo cierto que los Audibert & Lavirotte no se destacaron por sus triunfos en las competencias deportivas, pese a su participación en unas 15 carreras entre los años 1898 y 1901. Aunque siempre estuvo cerca de los primeros puestos, o consiguieron algún primer puesto en algunas competencias.

La participación en una competencia tuvo un marco de desastre. Fue cuando el 1 de mayo de 1898, un Audibert & Lavirotte al mando de Pinaud, participó de la carrera en el circuito de Périgueux, donde logró el tercer puesto. Pero esta competencia del siglo XIX tiene el mal recuerdo de ser la primera donde hubo un accidente fatal.

El automóvil Landry & Beyroux, al mando del marqués de Montaignac, colisionó contra el Benz-Parisienne piloteado por Montarol. Dicho por el propio Montaignac su automóvil comenzó a viborear al intentar pasar al auto de su amigo Montarol. Así que, Montaignac antes de fallecer, se adjudicó la responsabilidad del accidente.

Para el 25 de marzo de 1901 fue la última aparición de un Audibert & Lavirotte en una competencia en la carrera Niza-Salon-Niza. Donde se inscribieron dos ejemplares del modelo de 30 CV con motor de cuatro cilindros. En esa carrera también estuvieron presentes los nuevos Daimler llamados Mercedes.

Maurice Audibert realizó algunas innovaciones técnicas que luego serían usuales en la industria automotriz europea. Por ejemplo, algunas de las patentes presentadas, fueron el chasis de tubo rígido de acero y la caja de cambios de cárter seco en el año 1898.

En las publicaciones de finales del siglo XIX se hablaba de las bondades de los automóviles Audibert & Lavirotte. Eso influyó, seguramente, en un rápido crecimiento como empresa. Lo que necesitó de una recapitalización del grupo de accionistas que no estuvieron a la altura de las circunstancias.

Así, sin el apoyo necesario para el crecimiento la empresa llegó la bancarrota, que se declaró en noviembre de 1901. Para el año 1902 los liquidadores de la Audibert & Lavirotte cedieron una parte de la instalaciones a los hermanos Voisin, otros de los innovadores de la industria automotriz francesa. La otra parte de las instalaciones de la planta fueron a parar a manos de otro constructor: Marius Berliet.

La empresa Audibert & Lavirotte fue la primera en tener un tamaño industrial en la zona de Lyon. Según datos de la época entre 1896 y 1901 se produjeron entre 250 y 300 automóviles de diversos tipos y modelos.

La fotografía nos muestra un Audibert & Lavirotte del año 1898 que tenía un motor monocilíndrico con una potencia de 16 CV con transmisión por cadena. La particularidad era que los cambios se accionaban por medio de un segundo volante, de menor diámetro, por debajo del que direccionaba las ruedas delanteras.

Dicho ejemplar se encuentra exhibido en el Museo de Rochetaillée-sur-Saône en Francia y es el que ganó la carrera Niza-La Turbie en el año 1898. La fotografía la tomé de la Enciclopedia Salvat del Automóvil editada en España en el año 1974.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:


Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.