Lenguaje claro

sábado, 25 de febrero de 2017

Hormigonera Foden

Los camiones hormigoneros fueron parte del paisaje de las calles en mi niñez. Recuerdo perfectamente los camiones de la empresa Transmix de color amarillo. Vivía en una zona de Buenos Aires donde eran habituales encontrarlos a la vuelta de la esquina. Este camión inglés Foden frontal tenía el mismo color como paralelismo.



A diferencia de los camiones de Transmix de los años sesenta (¿eran de la marca Mack?) que tenían trompa. Los camiones frontales en Argentina, como ya he escrito más de una vez, no eran nada comunes en las calles de Buenos Aires cuando era un chico de 7 u 8 años.


Lo que sí que un camión con cuatro ruedas directrices era una “rara avis” en las calles de Argentina. Incluso lo sigue siendo en pleno siglo XXI. Así que el Foden de Matchbox se llevaba sus laureles por eso. Y por algo más.


“El huevo”, como se conoce en la jerga de los camiones hormigoneros, o cementeros, gira al deslizar el Foden sobre una superficie. Para eso contaba con un gusano de plástico con dos engranajes en sus extremos en el segundo eje delantero.


La conservación de este camión hormigonero es muy buena, salvo algunas pequeñas cachaduras en su pintura. En especial en zonas angulares. Lo que demuestra que prestó sus servicios en juegos de mi infancia.


El escenario de rigor: la mesa libro de formica blanca con manchas negras del comedor de mi casa. Sin faltar la colcha de planchar robada de la repisa donde la guardaba mi tía abuela. Claro que al terminar la jornada de juego todo debía volver a su lugar.


Lo mismo que los Matchbox que intervinieron en el juego. Vivía de prestado ya que mis padres eran cocinera y chofer en la casa de un abogado porteño. Por eso la mesa libro era lugar de comidas, planchado, juegos infantiles y estudios escolares.


Mis autitos Matchbox retornaban a sus cajas de cartón originales y a su vez a una caja más grande que los contenía a todos. Por eso se han preservado tan bien pese a que tienen, en algunos casos, 50 años de estar conmigo. Además de las recomendaciones de mis viejos que los cuidara.


En parte porque no salían baratos los Matchbox y porque si no lo hubiera hecho no podría mostrárselos a todos los lectores de Archivo de autos. Pero no crean que no me sorprendo, también como ustedes lectores, con el estado de algunas de las piezas de esta colección de mi infancia.


También de grande, y gracias a Don Google, pude descubrir una marca de camiones británicos como Foden. Los ingleses siempre me han atraído por sus vehículos utilitarios frontales. Muy especialmente con los camiones con cuatro ruedas directrices.


La otra característica era tener cuatro ejes y los dos traseros sin presentar ruedas duales, como era lo habitual de ver en las calles de Argentina. Este Foden hormiguero de color amarillo y naranja es un fiel representante de esas particularidades.


Para los que tengan ganas de ver todos los “autitos de colección” del “Garaje Miniatura”, les dejo el enlace con la página donde están todas las notas publicadas hasta la fecha:


Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos 

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.