Lenguaje claro

sábado, 18 de febrero de 2017

El Mercedes de los andamios

Siempre les comento que no había nada más atractivo, para un chico de 8 o 9 años, que tener en sus manos un vehículo que veía en la calle. Eso me pasó con el Mercedes-Benz 608 de Matchbox que era un transporte de andamios. Esa pieza de mis “autitos de colección” veremos en esta entrega de la sección “Garaje Miniatura”.



El Mercedes-Benz 608 gris era un transporte de andamios. En esta pieza el andamio es de plástico de color amarillo y se encuentra en perfecto estado de conservación. Se aprecia claramente en una de las fotos de esta nota.


Tener un Mercedes-Benz 608 en la mano, cuando los empezaba a ver circular por las calles de Buenos Aires, era algo que lo hacía especial a este camión de Matchbox. La pieza es del año 1969 el mismo año que se lanzó en Argentina el mismo camión real.


No siempre pasaba eso con los amados Matchbox de la infancia con lo cual la pieza ganaba puntos en interés para un chico a finales de la década del sesenta. La imaginación haría el resto a la hora de jugar sobre la colcha de planchar en la mesa libro de formica blanca con manchas negras.


El estado del camión es muy bueno. Ni siquiera tiene una cachadura en su pintura. Parece que hubiera estado esperando a Archivo de autos para posar para las fotos… Bromas a parte la verdad que me sorprende ver el estado de este Mercedes-Benz 608.


Por supuesto es otro de los “autitos de colección” de mi infancia que conserva su caja original de cartón intacta. Tal como me llegó desde la Librería San Agustín, esa que estaba a la vuelta de mi casa. Como si fuera la gran cochera de Matchbox esperando a sus dueños.


Lo que realmente cuidé fue el andamio de plástico. Parece no estar ni tocado. Hasta me costó armarlo para la foto porque los encastres están duros, como nuevos. Fue bueno hacerles caso a mis padres, hoy no podría mostrar esta pieza en semejante estado de conservación.


Exactamente tiene 48 años entre los Matchbox de mi colección de la infancia. Muchos años y muchas cosas han pasado. Pero el camión de los andamios parece como llegado, ayer, de la Librería San Agustín. A veces la caja donde guardo mis Matchbox suele darme alguna sorpresa.


En especial cuando redescubro esas piezas que no recordaba, más que había olvidado. Porque creo firmemente que los Matchbox que tuvimos en la infancia no los olvidamos jamás. No lo tendremos entre las manos, pero los llevamos en alguna parte de nuestras mentes.


Y basta verlos en una foto para que una catarata de recuerdos nos tome por asalto nuestra mente. Inmediatamente aparecen imágenes, juegos u olores que nos retrotraen a nuestra infancia. Es como estar viendo una película, porque video no existía, al menos en mi infancia, en los que somos los protagonistas.


Ven lo que les digo, un simple Matchbox, produce una reacción en cadena de sentimientos. Y no soy al único que le pasa, sino que ustedes lectores lo reflejan con sus comentarios. Sin importar la edad, siempre es lo mismo: un mar de gratos recuerdos.


Para los que tengan ganas de ver todos los “autitos de colección” del “Garaje Miniatura”, les dejo el enlace con la página donde están todas las notas publicadas hasta la fecha:


Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos 

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.