Lenguaje claro

lunes, 8 de agosto de 2016

Di Tella nuevo, o como nuevo

El año pasado en Expo Auto Argentino 2015 tuve la suerte de conocer un automóvil único. Un Siam Di Tella como salido de la concesionaria. Pude estar cerca de él gracias a Walter Garrido presidente del Club del Siam. Me lo presentó en el stand que tenía su club en la muestra que año tras año reúne a los autos históricos fabricados en Argentina.

La trompa del Siam Di Tella 1500 de 1960 propiedad de
Marcelo Ismach que estuvo exhibido en Expo Auto Argentino 2015.


Garrido me enseñó este Di Tella del año 1960 que parece salido de fábrica. El feliz dueño es Marcelo Ismach otro integrante del Club del Siam. Hoy quiero contarles un poco la historia de este auto que es una verdadera joya mecánica. Tanto que cuando lo adquirió Ismach tan solo tenía 29.786 kilómetros recorridos.

Marcelo Ismach encontró a este Di Tella 1500 en una casa del barrio porteño de Boedo atendido por su dueño. Que lo mimó y cuidó por más de 30 años en su garaje. Y se nota por el estado de conservación que presenta y que podemos apreciar en las fotografías que ilustran esta nota.

La cola del Siam Di Tella 1500 de 1960.

El nivel de originalidad es poco visto. Desde sus tapizados que tenían olor a nuevo y que se aprecia en las dos butacas que trajeron los primeros modelos fabricados en Argentina. Más tarde se optó por un asiento enterizo para las plazas delanteras.

Tal es el estado de originalidad que se puede apreciar el color del motor con ese verde tan inglés… Además de apreciar cómo venían las chapitas en el motor y todos los demás órganos mecánicos en el vano motor. Es casi un documento sobre ruedas.

Vista del tablero del Siam Di Tella de Marcelo Ismach.

Al ser de los primeros modelos que se armaron en Argentina, como muchas autopartes inglesas, se pueden apreciar los faros de la marca Lucas. También que la llave de contacto estaba ubicada entre medio de los dos relojes del tablero. En las versiones posteriores se reubicó a un lugar más cómodo en el centro del tablero.

Una sorpresa estaba dentro de la guantera del Di Tella y era un par de escobillas de limpiaparabrisas de la época. Más de cuarenta años estuvieron esperando su turno para remover el agua de lluvia del parabrisas del Siam.

El tablero con las butacas delanteras del Di Tella del año 1960.

Por supuesto que las alfombras son las originales de fábrica. Pero lo más interesante es poder ver en vivo y en directo cómo eran realmente los tapizados de un modelo del año 1960. Los primeros Di Tella que se conocieron en Argentina.

El anterior, y primer propietario, lo arrancaba cada semana dándole manija por eso el agujero para introducir la palanca, en el paragolpes delantero, esta un tanto agrandado. Pero no solo ese hombre lo encendía todas las semanas, sino que le prodigaba un cuidado extremo.

Detalle del estado de los tapizados delanteros del Di Tella de 1960.

Tanto que les pasaba vaselina a todas las mangueras, gomas, neumáticos y todo cuanto tuviera caucho. De esta manera preservó estos componentes de su envejecimiento con el trascurrir de los años. Eso se llama amor por un automóvil.

Ni hablar que toda la documentación estaba en perfecta regla por ser su primer dueño. A tal grado que conserva los papeles de la seña que dio por el Siam Di Tella en el año 1959 antes que los primeros modelos estuvieran listos para ser vendidos en Buenos Aires.

Esas primeras unidades más que fabricadas fueron armadas con la mayoría de sus partes traídas desde Gran Bretaña. Luego el Di Tella lograría hacerse de una reputación que perdura hasta nuestros días. Sino que lo digan los taxistas porteños de aquellos primeros años de la década del sesenta. Y de las décadas venideras también.

Vista del vano motor del Siam Di Tella de 1960 del lado izquierdo.

Este automóvil de origen inglés demostraría que era un noble producto de la industria automotriz. La robusteza y durabilidad fueron sus principales virtudes. Tanto que el propio Walter Garrido me ha contado en alguna oportunidad que cuentan en el Club del Siam con una unidad que superó el millón de kilómetros.

Si eso no es un motor durable no sé a que se refieren con durabilidad mecánica. Por esto es que fue el automóvil preferido por los taxistas de la ciudad de Buenos Aires, cuando ni soñaba con ser autónoma. Hasta llegó a la televisión argentina de la mano de la pluma de Alberto Migré, famoso guionista de telenovelas.

Vista del lado derecho del vano motor del Di Tella de 1960.

Muchos recordarán los martes a la noche en los años setenta cuando la ciudad de Buenos Aires se detenía para ver un capítulo de la telenovela “Rolando Rivas, taxista”. El automóvil que manejaba el actor Claudio García Satur era un Siam Di Tella 1500, que gracias al Museo del Automóvil Don Iris, de la ciudad de Villa María en la provincia de Córdoba, se conserva una de las dos unidades que se usaron para realizar el mencionado programa de televisión.

Hoy quise contarles una historia de vida fierrera más que hablar de datos técnicos. Me pareció que este Siam Di Tella de Marcelo Ismach valía la pena que lo conocieran los lectores de Archivo de autos. Gracias a Walter Garrido que me aportó los datos para poder escribir estas líneas.

Las fotos las tomé en el stand del Club del Siam el domingo 14 de abril de 2015, en el predio Campo La Tradición, donde se realiza Expo Auto Argentino, en la localidad de Francisco Álvarez en la provincia de Buenos Aires, cuando Walter Garrido me mostró el Siam Di Tella 1500 del año 1960 propiedad de Marcelo Ismach.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.