Lenguaje claro

jueves, 16 de junio de 2016

Packard, un auto de excelencia

La marca estadounidense Packard siempre logró tener esa áurea de prestigio y calidad sin lujo excesivo. Incluso durante los duros años de la depresión económica a finales de la década del veinte. Y todo nació de un fabricante de materiales eléctrico de Warren, una localidad del estado de Ohio en Estados Unidos.

Publicidad de la revista Arts & Decoration del año 1930.


James Ward Packard era un fabricante de materiales eléctricos y su empresa se llamaba New York Ohio Co. de Warren que se interesó por los carruajes sin caballos, como se llamó a los primeros automóviles.

Su interés ocurrió cuando luego de la adquisición de un automóvil fabricado por Alexander Winton, de Cleveland, en el año 1898, tuvo problemas en el viaje de regreso a su casa. Fueron tantas averías que pidió una explicación a Winton y la respuesta que obtuvo fue un desafío.

Ese desafío se vio plasmado el 6 de noviembre de 1899 cuando Packard hizo correr, por las calles de Warren, un automóvil de su construcción. Una marca legendaria había nacido en Estados Unidos: la Packard.

Para el año 1901 dejó de usar el timón, cola de vaca como eran conocidos, para conducir un automóvil y comenzó a usar el volante. Era una innovación para los automóviles de aquel tiempo en el país del norte. Pero no era adepto al uso de motores de más de un cilindro, porque decía que los problemas se multiplicaban por cuatro.

Pero uno de sus inversores, Henry B. Joy, que era un industrial de la ciudad de Detroit del estado de Michigan, quería que los automóviles Packard montaran motores de cuatro cilindros en línea. Ya para esa época la empresa se pasó a llamar Packard Motor Car Company, eso fue en el año 1902.

Para el año 1903, Henry B. Joy, se lleva la empresa Packard a la ciudad de Detroit, dejando la ciudad de Warren. Allí se queda James Ward Packard al frente de la presidencia, que dejó en el año 1909 y se queda en el consejo de la administración de la empresa hasta el año 1912.

Ya en Detroit aparece el primer Packard con motor de 4 cilindros proyectado por Charles Schmidt que era un ingeniero francés contratado por Joy. Así nace el modelo K. Para el año 1912 se presenta el primer Packard de 6 cilindros en línea. Ahora el gran paso de la empresa Packard es cuando, en 1915, se monta un motor de 12 cilindros en V.

Antes la Cadillac había fabricado el primer motor de 8 cilindros en V en el año 1914 y montado en los automóviles de 1915. Si bien la Packard no era la empresa que inventó el motor V12 fue la primera en producirlos en serie a gran escala.

Este motor sería una de sus características más importantes por la suavidad de marcha. Esto le haría ganar fama de auto aristocrático entre empresarios, políticos, militares y actores estadounidenses. Esa imagen perdurará durante los peores años de la crisis económica de la gran depresión que arranca en el año 1929.

La Packard Motor Car Company siguió fabricando automóviles de prestigio, pero no de lujo excesivo y desbordes de ornamentos. Mientras muchas automotrices perecían en esos años duros de la industria automotriz de Estados Unidos, la Packard sumaba prestigio.

Luego vendrían malos años y una desacertada fusión con la Studebaker que la llevaría a desaparecer como marca hacia finales de los años cincuenta. Pero esa es otra historia para contar en otra ocasión. Hoy, a modo de ilustración, les traigo una vieja publicidad, de esa época de la depresión económica, y que fue publicada en la revista Arts & Decoration del mes de julio de 1930.

Otra pieza gráfica que junté hace década sin saber que tendría, en el siglo XXI, un sitio dedicado a los viejos autos que supimos conseguir, que se llama Archivo de autos. Y que trata de contar la historia del automovilismo para que las nuevas generaciones conozcan aquellos automóviles del pasado.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.