Lenguaje claro

viernes, 24 de junio de 2016

Dos deportivos de Chevrolet

General Motors Corporation presentó en el año 1953 el Chevrolet Corvette y el en año 1966 el Chevrolet Camaro. Hoy veremos los dos modelos de automóviles deportivos en una vieja publicidad del año 1968.

Publicidad de la revista Esquire del año 1968.


A partir del año 1963 apareció en el mercado estadounidense el Chevrolet Sting Ray con una carrocería muy aerodinámica. Tres años más adelante aparecerá el Chevrolet Camaro en dos versiones Rally Sport (RS) o Super Sport (SS).

El contraste de los dos modelos del año 1968 es más que evidente. El Corvette un deportivo neto, a la manera de Estados Unidos, y el Camaro más civilizado, aunque picante, con cuatro plazas, porque era una cupé.

Ambos modelos venían, en forma estándar, con un motor de 8 cilindros en V de 327 pulgadas cúbicas, o 5.358,57 centímetros cúbicos. Para el Corvette se podía pedir un motor V8 de 427 pulgadas cúbicas, o 6.997,28 centímetros cúbicos, con una potencia de 435 HP.

En cambio el Camaro, en forma opcional, podía venir con un motor V8 de 396 pulgadas cúbicas, o 6.489,28 centímetros cúbicos, con una potencia de 325 HP. Algo menor que el Corvette pero una pequeña bestia en potencia.

A finales de los años sesenta una de las características de los automóviles estadounidenses era tener al tono los tapizados con el color de la carrocería. Incluso lo vimos en Argentina en automóviles compactos de fabricación local. Además ambos modelos de la marca Chevrolet venían con cinturones de seguridad.

La vieja publicidad la tomé de la revista Esquire del mes de abril de 1968. Una pieza gráfica sacada del viejo archivo personal que estuvo guardado por más de 20 años. Ese mismo que alimenta las notas diarias que se publican en Archivo de autos, el sitio de los viejos autos que supimos conseguir.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo:


Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores, ya que no cuenta con ninguna otra ayuda económica.